23:36 h. Miércoles, 17 de septiembre de 2014

 

Un vecino de Neda figura entre los aspirantes a “Un príncipe para Corina” que emite Cuatro

| Actualizado 14 Mayo 2013 - 02:00 h.
Vota esta noticia:
Más acciones:
david pedre barros, participante en el concurso televisivo
david pedre barros, participante en el concurso televisivo

Todo reality televisivo que se precie tiene que contar con algún concursante de Ferrol o comarca. No olvidemos cuánto juego dieron Pilarita y su hija Saray en “Gran Hermano”, al igual que su predecesor Andalla; o Cristina Veiga, ganadora de “I Love Escassi”; Susi Pérez-Castrillón, embarcada en “Aventura en África”; Enrique Ramil, en “Operación Triunfo”;  Pedriño, en “¿Quién quiere casarse con mi hijo”; Sabela Adalid, ganadora de “Fama Revolution”; y el nadador Felipe López, en “La isla de los famosos” y “Expedición imposible”.
Teniendo en cuenta la población de la comarca, comparada con el conjunto de España, el porcentaje de “famosos” que surgen de este tipo de programas es muy elevado, por lo que resulta extraño que, sabiendo de la cantidad de gente que aspira a ellos, siempre nos encontremos con alguno de Ferrol.
Ahora le toca el turno a David Pedre Barros, de 27 años y vecino de Neda, aspirante a conquistar el corazón de la protagonista de “Un príncipe para Corina”, que comenzó a emitirse el domingo en Cuatro. La primera entrega del programa no dejó indiferente a nadie, por la peculiaridad de la mayoría de los concursantes, entre los que hay uno que dice ser vampiro, un culturista evangelista, un multioperado, un boxeador filósofo y muchos egocéntricos.
El nedense David Pedre se presentó ante la bella Corina con una pequeña caja de herramientas, para que le reparase el corazón. Según comenta en su Facebook, le pidieron que “la liara parda” y así lo hizo.
Forma parte del grupo de los “Nerds” –personas obsesionadas con la informática y los videojuegos– y se presentó ante la guapa rubia con pantalón corto y camiseta de Spiderman.
David, que hizo un curso de mantenimiento electrónico y en la actualidad está en el paro, confesó ser un adicto del “anime japonés” y de la música de Scorpions, cuestiones ambas que tuvo que explicar, porque Corina no sabía de qué le estaba hablando. Su receta para conquistar a la protagonista consistiría en una cena romántica con un vino gallego y, cómo no, una balada de Scorpions.
Este periódico tuvo la oportunidad de contactar ayer con David, que se encuentra en su casa de Neda, pero, por ahora, no puede conceder entrevistas, ya que el programa no hizo más que empezar. Lo que sí supimos es cómo llegó al concurso. Fue a raíz del rodaje de la película “Todo es silencio”, de José Luis Cuerda, de la que una parte se rodó en el Pazo da Mercé. David se presentó al casting para figurantes y le ofrecieron la oportunidad de entrar en una base de datos.