• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Una treintena de personas secundaron las Xornadas Micolóxicas de Pontedeume

Una treintena de personas tomaron parte este fin de semana en la novena edición de las Xornadas Micolóxicas de Pontedeume que, organizadas por el Colectivo Terra, volvió a cosechar un nuevo éxito de convocatoria.

Una treintena de personas secundaron las Xornadas Micolóxicas de Pontedeume

Una treintena de personas tomaron parte este fin de semana en la novena edición de las Xornadas Micolóxicas de Pontedeume que, organizadas por el Colectivo Terra, volvió a cosechar un nuevo éxito de convocatoria. La cita de una alta carga práctica, incluyó esta vez varias salidas a la naturaleza para la recogida de setas.
Así los participantes visitaron la sierra de O Forgoselo, el pinar de Cabanas, la ribera del río Belelle, en Neda, o las Fragas do Eume de donde se recolectaron hasta 74 especies diferentes –algunas más incluso sin identificar– que se incluyeron en una exposición temporal que se pudo ver en la Casa da Cultura de Pontedeume durante el fin de semana.
Estas mismas instalaciones acogieron en la tarde del sábado la charla del experto en micología José María Costa Lago, de la asociación naturalista Pan de Raposo, de Cee, que introdujo a los presentes en esta especialidad. Y es que esta rama de la botánica gana adeptos en la comarca. “Este ano os participantes trouxeron a lección aprendida. Veuse á hora de identificar e clasificar as diferentes especies”, comentaba ayer desde la organización Estevo Torrente. La buena acogida de la propuesta y el interés mostrado por los participantes podría llevar a la organización de la cita a constituir una asociación, una posibilidad que estudiarán de cara al próximo año, tal y como avanzó Torrente.
Lo que sí está garantizado hasta la fecha es la continuidad del evento que en 2018 cumplirá diez años. “Queremos facer algo especial e bonito”, avanzó.


Mal año para las setas
Si bien los participantes respondieron a la convocatoria, no fue sin embargo un buen año para las setas. “Está sendo un ano pésimo. Se ben en agosto presaxiábamos que sería bo por todo o que choveu no verán, a seca de setembro e outubro non foi boa para as setas. Salvámonos de que a choiva da última semana provocou unha explosión en canto á proliferación pero hai especies que este ano xa non veremos porque pasou o seu momento”, explicaba Estevo Torrente antes de la comida de confraternidad en la parrillada O Pedrexal que puso el broche de oro a las jornadas.