Servicios Sociales se interesó por las familias que ocupan el Sánchez Aguilera

No es la primera vez que salen a  la luz ocupaciones de espacios públicos como el Sánchez Aguilera, aunque el caso de las dos parejas que residen en el antiguo acuartelamiento es ya algo más que una estancia esporádica, ya que una familia lleva ocho años haciendo de estas paredes su vivienda habitual.

Servicios Sociales se interesó por las familias que ocupan el Sánchez Aguilera
La concejala Saínza Ruiz visitó ayer a las dos parejas que ocupan sendos pisos del acuartelamiento   jorge meis
La concejala Saínza Ruiz visitó ayer a las dos parejas que ocupan sendos pisos del acuartelamiento jorge meis

No es la primera vez que salen a  la luz ocupaciones de espacios públicos como el Sánchez Aguilera, aunque el caso de las dos parejas que residen en el antiguo acuartelamiento es ya algo más que una estancia esporádica, ya que una familia lleva ocho años haciendo de estas paredes su vivienda habitual.
Ayer, la concejala de Bienestar Social, Saínza Ruiz, acompañada de tres técnicos de los servicios municipales, acudió al Sánchez Aguilera para interesarse directamente por la situación de estas personas, de las que dijo que no tenían “historia social” en el Concello, por lo que desconocían estos casos.
Después de hablar directamente con estas personas –una pareja reside desde hace ocho años en este espacio y otra, en un segundo piso, ha vivido en diferentes puntos antes de llegar al antiguo cuartel–, los servicios sociales darán una cita “urgente” a estas familias para valorar y analizar la documentación de la que dispongan y ver posibles soluciones y ayudas de esta u otras administraciones.
El caso de ambas familias es diferente. La que habita en el primer piso, y lleva años haciéndolo,  nunca ha pasado por los servicios sociales, aunque sí por distintos grupos políticos municipales, que, según parece, eran conocedores de la situación. Tienen documentación y ahora será asesorada sobre sus posibilidades de optar a ayudas o planes de vivienda.
La residente en el segundo piso visitó en alguna ocasión los servicios sociales, si bien no presentó documentación pertinente y no continuó con las tramitaciones, por lo que no figuraba su historial social.
La concejala indicó que viven en una precariedad absoluta y sin condiciones de habitabilidad. Una comisión técnica valorará sus casos y si es necesario prestará también respaldo psicológico.
Aunque agradecieron la visita de los servicios sociales –indicando que nunca habían acudido  a visitarlos hasta ahora– ayer no quisieron abandonar su “vivienda”, con enseres e incluso animales, aunque se les ofreció un espacio para pasar la noche.
Ahora se activará el protocolo de casos urgentes y se intentará poner fin a esta situación, con las ayudas oportunas. n