Rolando Ruiz | “No se trata de occidentalizar sino de dar las claves para entender la cultura propia”

El misionero estará hoy en las parroquias de El Carmen y El Pilar | d.alexandre

Con motivo de la 59ª campaña de Manos Unidas, “Comparte lo que importa”, el misionera javeriano mexicano Rolando Ruiz visitará hoy y mañana algunas de las parroquias de la ciudad.

Con motivo de la 59ª campaña de Manos Unidas, “Comparte lo que importa”, el misionera javeriano mexicano Rolando Ruiz visitará hoy y mañana algunas de las parroquias de la ciudad para transmitir la importancia de la lucha contra el hambre –a través de proyectos de seguridad alimentaria, formación de comunidades y denuncia de los mecanismos que provocan esta lacra en el mundo–. “Manos Unidas recupera el sentido por el que nació y esta es una campaña para hacerle la guerra al hambre. Todo el mundo comparte cosas simpáticas en Facebook como un paisaje, un amigo... pero a veces se nos olvida compartir lo que queremos hacer: un mundo mejor”, explica Ruiz.
Con respecto al pasado año, el número de personas que pasan hambre en el mundo se ha incrementado un 11%, según datos de la FAO, pasando de 800 millones a 815. Esto es debido, según comenta el misionero, al aumento de los refugiados y las guerras, por lo que la solución posible a este problema pasa por la concienciación.
“Cuando llegué a España vi que la gente tiene saciedad. Cuando voy a muchos colegios e institutos me quedo muy mal; una chica de Bachillerato me dijo ‘yo tiro las sobras’. Hay que concienciar sobre la realidad. “Comparte lo que importa” no solo es compartir el deseo de un mundo mejor sino algo que me llegue al corazón para cambiar”.
Rolando Ruiz vivió nueve años en Chad –donde participó en un gran proyecto de alfabetización– y seis en Camerún por lo que conoce de primera mano la importancia de formar e informar para conseguir un mejor futuro. “Yo no digo de occidentalizar a la gente sino dar claves para entender mi propia cultura. Eso Manos Unidas lo hace de una manera muy bonita: no se traen expertos de fuera para que nos enseñen sino a través de la gente que está allí. Todo eso ayuda a que el país se desarrolle”, indica. 
Precisamente, el proyecto que va a financiar este año la diócesis (cerca de 45.000 euros) se centrará en la formación de familias campesinas del municipio de San Rafael de Obrajuelo en El Salvador para conseguir una agricultura sostenible, que beneficiará a 95 familias de manera directa y a 570 personas de forma indirecta.
Este misionero, que ya lleva 10 años en Madrid, está deseando volver a África para continuar “compartiendo” –“Chad, aunque no es el mejor país del mundo, para mí es mi tierra prometida y ahí tengo que regresar”–, aunque desde hace casi ocho años acompaña a jóvenes españoles durante el verano a un campo de inmigrantes a Ceuta.
Rolando Ruiz confiesa que existe falta de vocación misionera actualmente, aunque España es uno de los países más solidarios y cuenta con 13.000 misioneros. El problema es que el 55% de estos tiene más de 75 años, aunque “menos mal que empieza a haber misioneros laicos”. 
El mexicano visitará hoy las parroquias de El Carmen (10.00 horas) y El Pilar (19.00) y mañana hará lo propio en Serantes (12.00), San Pedro, de la Unidad Pastoral del Ensanche (13.00) y San Julián (19.30). l