• Lunes, 18 de Diciembre de 2017

Roban de madrugada sesenta jamones en una charcutería del mercado de Recimil

Los hurtos y asaltos en los puestos del mercado de Recimil se han convertido, para desgracia de los comerciantes, en algo “demasiado habitual”. El último golpe ocurrió en la madrugada del martes al miércoles en una de las charcuterías de la zona exterior.

Roban de madrugada sesenta jamones en una charcutería del mercado de Recimil
Los ladrones lograron forzar la persiana de seguridad por uno de los lados para acceder al puesto | daniel alexandre
Los ladrones lograron forzar la persiana de seguridad por uno de los lados para acceder al puesto | daniel alexandre

Los hurtos y asaltos en los puestos del mercado de Recimil se han convertido, para desgracia de los comerciantes, en algo “demasiado habitual”. El último golpe ocurrió en la madrugada del martes al miércoles en una de las charcuterías de la zona exterior.
En esta ocasión, el botín asciende a sesenta piezas de jamón que uno de los comerciantes había recibido recientemente para hacer frente a la demanda de este embutido durante las festividades navideñas.
Fueron algunos vecinos de puesto los que, a primera hora de la mañana, se percataron de que la verja de esta charcutería se encontraba deformada en la parte inferior y ligeramente separada de los raíles. Por ello, dieron aviso de inmediato a la Policía y al dueño del establecimiento, quien pudo constatar que faltaban, al menos, 60 de estas piezas.
Agentes de la brigada científica analizaron la zona y tomaron muestras en el entorno del local para tratar de recabar información sobre la autoría del robo. Algunos comerciantes mostraron su asombro porque los cacos pudieran hacerse con semejante botín sin despertar sospechas en el vecindario. De hecho, los investigadores revisaron a fondo las inmediaciones en busca de marcas de rodadura de algún vehículo usado para este golpe.
Otros asaltos
Aunque este es el último asalto, no ha sido el único de estas últimas semanas. El pasado mes, el local contiguo –un ultramarinos– sufrió dos robos en apenas veinte días.
Según explicó la dueña del negocio, los ladrones forzaron la cerradura, logrando vencer la persiana de seguridad. En ese caso, se hicieron con abundantes cantidades de embutido, aceite y bollería industrial. Un episodio que se repitió tres semanas después en el mismo puesto.