• Sábado, 23 de Septiembre de 2017

La Residencia de Mayores de Caranza celebra sus 40 años de vida con música y reconocimientos

Ayer era un día para festejar. La Residencia de Mayores de Caranza vivió un alegre y emotivo día a causa de la celebración del 40 aniversario de la entidad

La Residencia de Mayores de Caranza celebra sus 40 años de vida con música y reconocimientos

Ayer era un día para festejar. La Residencia de Mayores de Caranza vivió un alegre y emotivo día a causa de la celebración del 40 aniversario de la entidad. La música, las risas y sobre todo los cantes fueron los protagonistas en las instalaciones de la primera planta durante toda la jornada, dirigida principalmente a los residentes.

“Es muy emotivo estar presente en un aniversario por primera vez”, comentó ayer el presidente del centro, Juan Carlos Berrocal, que tan solo lleva cinco meses en el cargo. Asimismo, quiso disculpar la ausencia tanto del conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela, como de la Jefa Territorial, María Pilar Caridad Alonso, debido a problemas de agenda y de salud, respectivamente.

Tras celebrar un desayuno especial, sacarse fotos divertidas en el photocall instalado en la entrada del edificio para inmortalizar la celebración, asistir a una misa y disfrutar de la actuación de la coral Airiños de Caranza, se celebró en el salón de actos múltiples un acto de reconocimiento a todas aquellas entidades que colaboran con el centro a lo largo de todo el año desde hace mucho tiempo.
“Nos ayudan mucho en lo que es lo más importante, el prestarles un buen servicio para que ustedes estén contentos en su día a día en esta su casa”, indicó Berrocal al público. “La entiendo como una gran familia y en las grandes familias hay personas que son imprescindibles y que van llevando nuevas. Esos nuevos miembros ayudan a conformar el tejido social que hace posible que esto funcione y ahí es donde entran todas estas entidades que nos ayudan en nuestro día a día”, explicó.
Con un discurso lleno de anécdotas y ovaciones, el presidente de la residencia fue llamando uno por uno a los representantes de los distintos organismos, comenzando por la ONG Acción Familiar, que se encarga de atender a residentes que están especialmente necesitadas y solas o que han tenido algún problema, además de prestar un servicio de acompañamiento a las visitas médicas y otros tipos de gestiones. “Es una de las acciones más gratificantes que tenemos en nuestra organización”, dijo visiblemente emocionada su representante al recoger el premio.

La AVV Cuco Ruíz de Cortázar no pudo faltar en la lista de homenajeados, ya que son los encargados de que cada Navidad los Reyes Magos lleguen al centro para agasajar con regalos personalizados a cada uno de los residentes, lo que provoca una gran emoción e ilusión en estos.

Diferentes centros educativos también colaboran desde hace varias décadas con la residencia de la tercera edad, realizando diferentes actos a lo largo de todo el año. Es el caso del CIFP Rodolfo Ucha, cuyos alumnos del ciclo de Actividades Físicas asisten a hacer terapias, juegos e incluso concursos, como práctica dentro del módulo de gerontología. El director del centro, Fernando López indicó que dicha colaboración “es buena para las dos partes, y para nuestros alumnos especialmente porque practican la asignatura, pero también aprenden a madurar como personas”.

Los colegios La Salle y Santa Juana de Lestonnac también recibieron un reconocimiento por parte de la residencia, debido a su implicación con los más pequeños en cada uno de los encuentros intergeneracionales que se llevan a cabo durante todo el año, especialmente en épocas como la Navidad, donde reparten caramelos y cantan villancicos a los usuarios. “Os agradecemos a vosotros lo que les enseñáis porque siempre quieren repetir”, indicó la directora de uno de los centros educativos.

Para completar la lista de reconocimientos, Juan Carlos Berrocal llamó al escenario al la Coral Airiños de Caranza, “un hijo de la casa”, ya que fue fundada en 1980 y dentro de la propia residencia por integrantes de ella, en origen.
Más veteranos

Por último, la dirección quiso rendir homenaje al residente y al trabajador más veteranos. Así, José Ciguera Ríos, que lleva en el centro desde 1986, fue llevado hasta el escenario en su silla de ruedas para recoger su premio. José recibió una “ola” del público asistente, como también lo hizo Asunción García, más conocida como “Cuchi”, una trabajadora que, como explicó el director, “está en la residencia desde que esta existe”. “Lo recojo pero en nombre de todos mis compañeros, que son grandes amigos”, dijo la homenajeada.

Tras el acto, se produjo una sesión vermouth con música y aperitivos en el vestíbulo, seguido de una comida por todo lo alto. La rondalla Club de Campo amenizó el fin de fiesta, aunque este no será el único acto que se realice por el aniversario, ya que habrá numerosas iniciativas a lo largo de todo el año.

Actualmente, de las 191 plazas disponibles en la residencia, 97 están ocupadas, de las cuales 49 son residentes con dependencia y el resto autónomos. Berrocal confía en que después de los problemas y las demoras en las obras acontecidas en las últimas plantas del edificio y el acondicionamiento de algunos sistemas, se pueda recuperar la ocupación.