• Sábado, 21 de Octubre de 2017

Reportaje | El arte deja el lienzo y sale a la calle para embellecer espacios degradados

De las “pintadas” en las paredes, como acto vandálico y reivindicativo y penado incluso con multas, se ha pasado a las “pinturas” artísticas en las que incluso son los propietarios de viviendas o de espacios públicos –es el caso de las Administraciones– los que han hecho uso de la posibilidad de contratar a artistas para embellecer espacios degradados.

Reportaje | El arte deja el lienzo y sale a la calle para embellecer espacios degradados

De las “pintadas” en las paredes, como acto vandálico y reivindicativo y penado incluso con multas, se ha pasado a las “pinturas” artísticas en las que incluso son los propietarios de viviendas o de espacios públicos –es el caso de las Administraciones– los que han hecho uso de la posibilidad de contratar a artistas para embellecer espacios degradados.
En ocasiones, como sucedió con el proyecto de las Meninas de Canido, la idea inicial tiene un germen reivindicativo para llamar la atención sobre el deterioro de un barrio, pero con el paso del tiempo se ha convertido en algo más y son ya muchos edificios de nueva construcción y en buen estado que han querido contar con su propio mural. En este caso artistas de distintos puntos de la geografía –algunos profesionales de reconocido prestigio y otros amateurs– son los encargados del proyecto, una vez al año.
El barrio de Ferrol Vello podría vivir una renovación similar con el apoyo de la Diputación y también con Eduardo Hermida como promotor, aprovechando edificios o ruinas del barrio como lienzos.
De este modo, los proyectos artísticos en la calle han atraído a distintas administraciones, que han visto en este acercamiento al arte una posibilidad de promocionar a artistas y de embellecer lugares. El Concello de Ferrol, a través de la iniciativa “Desbaratarte” optó por aunar nuevos talentos con la mejora del entorno urbano y así vio la luz el mural de la plaza Antolín López Porta, en el barrio de Esteiro.
El éxito de iniciativas como esta, ha hecho que también las empresas privadas quieran acercar sus negocios a la ciudadanía. El mismo autor que participó en el mural de Esteiro, Andrés Gabarres, fue elegido por el Gran Hotel de Ferrol para mejorar el lateral del establecimiento, con elementos significativos del propio hotel, aportándole color y belleza a una zona que tenía hasta entonces un impacto visual negativo.
En la comarca, son también muchas las iniciativas que han mejorado la imagen de espacios más o menos tristes.
La Mancomunidad de Concellos de la Comarca puso en marcha el proyecto “Street Arte” en municipios como Mugardos, Vilarmaior, Narón o Cerdido, como punto de atracción turística, y de ahí han salido murales de distintos artistas que han mejorado escuelas, instalaciones deportivas, mercados o piscinas, dotándolas de color y arte.
Más recientemente, las poco llamativas escaleras de San Valentín se han convertido, a través de un proyecto de humanización del Concello de Fene, en una auténtica escultura, obra de Ito Mosquera, para lo que contó con la ayuda de Aspaneps, haciendo del proyecto artístico una iniciativa social.
El gris de los muros ha dejado, paso, definitivamente, a la luz y el color, en todas sus versiones artísticas.