• Miércoles, 07 de Diciembre de 2016

La renuncia al contrato eléctrico sale adelante en un pleno extraordinario

El pleno extraordinario de la corporación de Ferrol celebrado ayer aprobó la renuncia a la adjudicación del contrato eléctrico, con 14 votos a favor y 11 abstenciones –las del grupo del PP–.

La renuncia al contrato eléctrico sale adelante en un pleno extraordinario
La sesión extraordinaria de ayer se inició a las nueve y media de la mañana en el salón de plenos	jorge meis
La sesión extraordinaria de ayer se inició a las nueve y media de la mañana en el salón de plenos jorge meis

El pleno extraordinario de la corporación de Ferrol celebrado ayer aprobó la renuncia a la adjudicación del contrato eléctrico, con 14 votos a favor y 11 abstenciones –las del grupo del PP–.
La medida, que ya fuera abordada el pasado lunes en la comisión extraordinaria de Economía e Facenda, se adopta, tal y como informó el alcalde, Jorge Suárez, conforme a los informes técnicos aportados por el Instituto Tecnolóxico de Galicia.
Entre las causas que respaldan esta renuncia está la propia duración del contrato –previsto para 15 años por 2,75 millones de euros–, “xa que hipoteca e limita a capacidade de manobra do Concello ao establecer prezos fixos para a electricidade sen ter en conta as posibles baixadas e aforro con tecnoloxías emerxentes”, señalan desde el ejecutivo local.
Además, Suárez apuntó a que la idea futura es poner en marcha un contrato puente de mantenimiento y suministro por separado, en busca de la eficiencia, de garantizar los puestos de trabajo y de encaminarse a la remunicipalización del servicio.
Ciudadanos solo tuvo que lamentar el “retraso en solicitar los informes necesarios para llegar a unas conclusiones que muchos de nosotros podíamos prever sin ser técnicos” y el BNG celebró que se paralizase algo que “ía en contra dos veciños” pero preguntaron al ejecutivo hacia “qué pretende facer agora” y le instó a declarar el servicio de suministro de energía “como esencial e prioritario”.
El PSOE, por su parte, celebró “a boa nova” pero le echó en cara al gobierno que “en xuño –cuando aún había bipartito– puido terse feito esta renuncia e se non se fixo foi porque non había vontade política; se fose polo alcalde hoxe ese contrato estaba adxudicado”, refirieron.
Por último, el PP señaló que el contrato anterior “suponía un ahorro a las arcas públicas de 800.000 euros” y alegó que el contrato puente propuesto por el gobierno municipal “es incompatible con la remunicipalización prometida, con lo cual podemos concluir, sin ninguna duda, que este alcalde no la va a ver y lo que habrá va a ser una privatización del servicio”, concluyeron.
Suárez respondió a esto último diciendo que “non é doado recuperar servizos cando foron externalizados practicamente todos”, señaló.