• Jueves, 14 de Diciembre de 2017

Profesionales del CHUF ganan un premio por un trabajo sobre el estudio psicológico en el dolor crónico

La comunicación “Protocolo de Avaliación na dor crónica: resultados e propostas” de los psicólogos del Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF), Eduardo Martínez Lamosa y Amador Estévez Serantes, consiguió hacerse con el primer premio en la XXII Xornadas da Sección de Psicoloxía e Saúde do Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia que se celebraban hace unas semanas en Betanzos

Profesionales del CHUF ganan un premio por un trabajo sobre el estudio psicológico en el dolor crónico

La comunicación “Protocolo de Avaliación na dor crónica: resultados e propostas” de los psicólogos del Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF), Eduardo Martínez Lamosa y Amador Estévez Serantes, consiguió hacerse con el primer premio en la XXII Xornadas da Sección de Psicoloxía e Saúde do Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia que se celebraban hace unas semanas en Betanzos. El objetivo de dicho estudio era conocer los resultados que se producían tras la aplicación de un protocolo de evaluación psicológica previamente a la instauración de un tratamiento frente al dolor: la neuroestimulación.
Tal y como indicaban en el trabajo “defínese como dor crónica aquela dor persistente –cando menos de seis meses– e que se resiste ós tratamentos médicos convencionais”. Se estima que el 17% de la población sufre esta patología y constituye un problema de salud pública que causa sufrimiento personal y alta repercusión social. “Un manexo inadecuado da dor –explican los profesionales– tradúcese nunha maior frecuentación ás consultas no centro de saúde e o hospital”.
Las técnicas de estimulación eléctrica constituyen una estrategia de tratamiento frente al dolor crónico en aquellos pacientes que pasaron ya por otras acciones previas, incluidas la cirugía.
Esta técnica compleja se realiza en la Unidad del Dolor del CHUF y se trata de la implantación de un dispositivo en el espacio epidural que emite descargas eléctricas que bloquean la sensación de dolor.
Martínez Lamosa y Estévez Serantes parten de la base de que una adecuada evaluación psicológica previa de los pacientes contribuye a un menor número de fracasos de la técnica, ya que su eficacia “pode verse mediatizada por factores”.
Asimismo, destacan la importancia de la colaboración entre profesionales de los Servicios de Anestesia, responsables de la Unidad del Dolor y de Psiquiatría. "Este traballo cooperativo ten bos resultados para mellorar a calidade de vida do paciente e para un uso máis racional dos recursos", aseguran.l