• Domingo, 17 de Diciembre de 2017

Una plaza, calle o placa para Alonso Pita da Veiga (y II)

Es curioso como nuestro héroe ferrolano, no tiene ni plaza, ni calle, ni placa que lo recuerde en su ciudad. Tampoco se le recuerda en ninguna parte de Galicia, aunque llegó a tener una calle en Pontedeume.

Una plaza, calle o placa para Alonso Pita da Veiga (y II)
Privilegio de Armas concedido por el Emperador Carlos V junto con la cédula firmada por Francisco I, ambos documentos originales todavía en poder de la familia
Privilegio de Armas concedido por el Emperador Carlos V junto con la cédula firmada por Francisco I, ambos documentos originales todavía en poder de la familia

Es curioso como nuestro héroe ferrolano, no tiene ni plaza, ni calle, ni placa que lo recuerde en su ciudad. Tampoco se le recuerda en ninguna parte de Galicia, aunque llegó a tener una calle en Pontedeume. Según Carlos de Castro por acuerdo de 14 de diciembre de 1895, materializado en la reunión de la Corporación de 15 de marzo de 1975. El 14 de julio de 1989 se decide que vuelva a denominarse “Corredoira de las Virtudes”. Con motivo del 450 aniversario de Pavía llegó a celebrarse una exposición en Pontedeume con sobres y matasellos conmemorativos. Hoy hay que irse hasta Sonseca (Toledo), a 700 km de su tierra, para encontrar el único municipio que le rinde tributo en España actualmente. Allí una calle lleva su nombre: “Calle de Alonso Pita”. Este pueblo, que apenas supera los 11.000 habitantes, dedica también calles a sus dos compañeros en la captura, Juan de Urbieta y Diego Dávila, y también otra a la batalla: “Pavía”.
Esta sorprendente falta de memoria en su tierra contrasta con lo sucedido a su compañero Juan de Urbieta, quien tiene importantes calles en Bilbao, San Sebastián, Madrid y por supuesto, en su Hernani natal, que también le dedicó un mausoleo. Su figura la han vendido tan bien, que inunda las crónicas sobre Pavía dejando en muchos casos al margen, o en un segundo plano, a sus dos compañeros Pita da Veiga y Dávila, lo que es absurdo desde el punto de vista de la documentación, e injusto desde el punto de vista histórico.

Documento
Extracto del Privilegio de Armas concedido por Carlos V en Barcelona, 24 de julio de 1529: “Don Carlos por la divina clemencia, Emperador siempre augusto, Rey de Alemania: (...) Acatando los buenos y leales servicios que vos, Alonso Pita da Veiga, Gallego, nuestro vasallo, nos habéis hecho en todas las guerras que se han ofrecido en España, como en las partes de Italia” habla de su destacada actuación en las batallas de Vicenza (1513), Bicoca (1522), Sesia (1524) “Y además de ello nos consta, y es claro y notorio, que en la batalla sobre Pavía (...) vos con mucho ánimo y buena lealtad y esfuerzo y el deseo que tenéis de nuestro servicio, peleasteis como valiente hombre y cobrasteis de poder de franceses el Estandarte del Serenísimo Infante don Fernando (...) y en la misma batalla, hicisteis tanto, que llegasteis a la misma persona del dicho Rey, y fuisteis en prenderle, juntamente con las otras personas que le prendieron, y vos le quitasteis la manopla izquierda de su arnés y una banda de brocado que traía sobre sus armas, con cuatro cruces de tela de plata, y un crucifijo de la vera cruz, de lo cual el mismo Rey de Francia hizo fe y testimonio por una cédula suya firmada de su propia mano (...)”. Conviene aclarar que el Emperador concede a Alonso y a sus descendientes, nuevas armas y no hidalguía, pues Don Alonso Pita Da Veiga ya disfrutaba de la condición de Hidalgo Notorio expresada en los padrones. Extracto del manuscrito autógrafo de Alonso Pita Da Veiga, publicado por Vales Villamarín, donde se narra cuanto aconteció en la Jornada de Pavía y prisión del rey de Francia: “... allí mataron al alférez que llebaba el estandarte real del Rey de los Romanos, e yo, Alonso Pita da Veyga, veçino de Ferrol, del reyno de Galizia, arremeti con vn estoque en la mano, en medio de esquadron, y recobre el dicho estandarte, que ya lo tenían los enemigos en su poder, y lo bolbi a enarbolar (...)”. En cuanto a la captura del Rey: “ allegando yo por el lado yzquierdo, le tome la manopla y la banda de brocado con quatro cruzes de tela de plata y en medio el cruçifixo de la Veracruz que fue de Carlomagno, y por el lado derecho llego luego Joanes de Orbieta y le tomo del braço derecho, y Diego de Avila le tomo el estoque y la manopla derecha y le matamos el caballo (...) le alçamos la vista y el dixo que era el Rey, que no le matasemos, y de alli a media ora o mas, llego el visorey, que supo que le teniamos preso, y dixo que era el visorrey, y que le avia de tener en guarda al Rey, e yo le dixe que el Rey era nuestro prisionero que el lo tubiese en guarda para dar quenta a Su Magesta (...)”.

Fuentes
Pita da Veiga Goyanes, Gabriel. 
Dopico Blanco, Fernando.
“Estudios sobre el Archivo del Pazo de Mandiá (Pita da Veiga)” del que esperan pronto publicar sus resultados.
Don Alfonso Pita da Veiga
(https://www.facebook.com/HeroedePavia1525/)..

(La primera parte, publicada ayer, es también autoría de los que hoy la firman).