• Domingo, 25 de Junio de 2017

Pedro Guimarey Filgueiras

El periodista, escritor y político republicano Pedro Guimarey Filgueiras nació en Ferrol el año 1906, falleciendo en Septiembre del año 1936 cuando fue fusilado en su ciudad natal.

Pedro Guimarey Filgueiras
Retrato de Pedro Guimarey y su obra Pepa Andrea
Retrato de Pedro Guimarey y su obra Pepa Andrea

El periodista, escritor y político republicano Pedro Guimarey Filgueiras nació en Ferrol el año 1906, falleciendo en Septiembre del año 1936 cuando fue fusilado en su ciudad natal. Fue el segundo entre cinco hermanos, estuvo ligado al deporte como jugador del Racing de Ferrol desde el año 1925 y ejerció su profesión de practicante desde mayo de 1926. A lo largo de su corta vida desarrolló una amplia actividad social y cultural en la ciudad de Ferrol; era muy aficionado a la música, tocaba el violín entre otros instrumentos musicales y hablaba varios idiomas
Empezó a colaborar desde muy joven en la revista mensual “El Practicante Galaico”, publicación mensual ligada a su profesión que se editó en Ferrol entre los años 1926 y 1930. Junto con Pedro Almazán fundó en Junio del año 1931 en Ferrol el diario “Nueva Infancia”, subtitulado “Ensayo de Periódico para niños”, una iniciativa novedosa cuya redacción la formaba un grupo de jóvenes de la ciudad. Según escribe Guillermo Lorca en su obra “Historia da prensa ferrolá”, su director fue felicitado por el propio Ministerio de Educación Pública y el diario, que tuvo una breve vida, era repartido de forma gratuita en las escuelas públicas de la urbe.  
Ese mismo año 1931 Pedro Guimarey publicó sus primeras poesías en idioma castellano en la revista “Vida Gallega”. El año 1932 colaboró en el periódico “El Gráfico”, entonces dirigido por Nicolás García Pereyra. A partir del mismo año 1932 empezó a escribir en el semanario “Renovación”, publicación de orientación laica y republicana. Este semanario, que con  posterioridad llegó a estar dirigido por Pedro Guimarey, era el portavoz del partido Unión Republicana y se editó hasta el final de la Segunda República.  
Siguiendo a Eliseo Fernández, autor de una obra sobre la historia del Centro Obrero de Cultura y su biblioteca, el año 1934 el escritor ferrolano fue nombrado bibliotecario de dicha entidad, colaborando previamente en el primer y único ejemplar de la revista “Cultura. Órgano del C.O. de C.”, publicada en Enero de 1932. Se trataba de una publicación dedicada a Concepción Arenal y Pablo Iglesias, con artículos de Margarita Nelken, Carballo Calero, Emiliano Balás, Fernández Barreiro, Manuel Masdías, Santiago de la Iglesia y el propio Pedro Guimarey.
La primera obra literaria de Guimarey Filgueiras fue Pepa Andrea, una pieza teatral en idioma gallego, impresa por la editorial Nos en Santiago el año 1933. Debido a que en la portada se subtitulaba “novela iñota” y llevaba la indicación de “escenificada por J. Pérez Parallé”, se creó cierta confusión sobre la misma y de esta forma la obra fue atribuida en principio al citado Pérez Parallé, hasta que se aclaró su autoría. Prologada por Villar Ponte, destacado miembro de Irmandades da Fala, muestra un acusado anticlericalismo en su argumento. 
El siguiente año 1934 Pedro Guimarey escribió La Luminaria de Dios, que se publicó con el subtítulo de “Estampas vivas de un estío muerto”, un drama en idioma castellano con escenas llenas de emoción y verismo, trabajo que mereció opiniones controvertidas de los críticos de su obra. A continuación publicó la comedia La obra genial de Tonto Poeta y el drama Carcoma, ambas obras escritas también  en castellano. A finales del mes de mayo de 1936 estrenó en el Teatro Jofre la pieza dramática Doña Tierra.
La obra más conocida del escritor ferrolano fue la titulada Nidos de esclavos, que fue premiada por la Asociación de Artistas y Escritores de Madrid y publicada en enero del año 1935 por la Tipografía Fojo de Ortigueira. Se trata de una novela de intenso realismo social y de claro ambiente obrerista, con una trama marcada por la lucha de clases, en la que describe con un lenguaje vanguardista de gran dureza, de forma vigorosa y casi periodística  el mundo de los astilleros ferrolanos e incluso la vida familiar de los obreros de la construcción naval.   
Desde el punto de vista político, Pedro Guimarey se encuadró dentro de cierto idealismo pacifista y tuvo una relación continuada con militantes del anarquismo y de varios partidos de izquierda. Militó al principio en las filas del Partido Republicano Demócrata Federal, para pasar luego  a Unión Republicana, junto con José Eiroa y Matías Usero, siendo nombrado más tarde presidente de la ejecutiva local dela citada Unión.
Persona de sólida formación cultural, fue un conferenciante habitual tanto en Ferrol como en diversas localidades de la comarca, frecuentando una conocida tertulia en el café Suizo. Pedro Guimarey tenía previsto casarse con su novia ferrolana Luz María Pita Landrove cuando tuvo lugar el golpe de estado del año 1936. Pese a sus antecedentes políticos no quiso ocultarse, siendo detenido a los pocos días y fusilado en el Cementerio de Canido el 20 de Septiembre de 1936, pese a diversas gestiones que se hicieron para salvar su vida. 
La obra literaria del escritor ferrolano, que se conservaba guardada en la Biblioteca del Centro Obrero de Cultura, desapareció completamente de Ferrol tras de su muerte. Como escribe su biógrafo Xosé Enrique Acuña, a pesar de amplia producción literaria y de su obra teatral representada con éxito, llama la atención la práctica ausencia de su recuerdo en su ciudad natal.