• Miércoles, 21 de Febrero de 2018

Navantia refuerza la independencia de su filial australiana y la industria local

Navantia ha designado a su filial en Australia como principal gestor de la familia de buques de guerra de la clase “Hobart”. Esta estrategia de transferencia de tecnología supone un importante refuerzo

Navantia refuerza la independencia de su filial australiana y la industria local
La presencia de Navantia Australia en el país ha ayudado a desarrollar una industria naval propia, uno de los principales objetivos del Gobierno australiano | navantia
La presencia de Navantia Australia en el país ha ayudado a desarrollar una industria naval propia, uno de los principales objetivos del Gobierno australiano | navantia

Navantia ha designado a su filial en Australia como principal gestor de la familia de buques de guerra de la clase “Hobart”. Esta estrategia de transferencia de tecnología supone un importante refuerzo de la soberanía de Navantia Australia y potencia sus credenciales de construcción naval en el país oceánico a pocos meses de que se resuelva el concurso del programa SEA 5000.
“Esta decisión es la mayor y más valiosa transferencia de propiedad intelectual que conozco en la historia de la industria de defensa australiana”, dijo Warren King, presidente de Navantia Australia. “Significa que el diseño de la Clase ‘Hobart’ y sus desarrollos futuros se gestionarán desde Australia. Esto incluye el F-5000 que estamos ofreciendo como la futura fragata de Australia, así como las variantes de exportación. La asignación es un reconocimiento de la creciente capacidad de diseño de Navantia Australia y del éxito de la construcción de los tres destructores de esta clase, basados en las F-100, explicaron desde la compañía pública.
“Podemos hacer esta designación debido al éxito de la transferencia de tecnología de la Clase ‘Hobart’ y al más de un millón de horas de esfuerzo que se destinaron a adaptar el diseño F-100 a los requisitos australianos”, señala el presidente de Navantia, Esteban García. “El hecho de que Navantia Australia ahora tenga la responsabilidad de gestión de estos buques es un hito en el desarrollo de la compañía como empresa global”.

Industria nacional
Uno de los objetivos del programa SEA 5000, que contempla la construcción de nueve fragatas y está valorado en casi 25.000 millones de euros, es el desarrollo definitivo de la industria naval australiana. De ahí que el astillero público español haya decidido dotar de más autonomía a su filial en Australia, que ha sido parte fundamental de este proceso de nacionalización del sector. En este contexto, desde Navantia inciden en qué gestionar y desarrollar íntegramente los actuales y futuros proyectos de la clase “Hobart” se traducirá en “una mayor capacidad para incorporar tecnologías locales”, que es lo que pretende el gobierno australiano.
“Su tecnología ya está a bordo de los barcos que estamos construyendo actualmente en España y es fundamental en el programa Canadian Surface Combatant (CSC) –al que aspira Navantia–, que contempla la construcción de quince fragatas, donde nos hemos asociado con Saab Australia y CEA Technologies”, detallan desde el astillero español.
En los próximos meses el gobierno oceánico anunciará cuál de los finalistas – Navantia, BAE Systems o Fincatieri– será el elegido para desarrollar el programa, que se llevará a cabo íntegramente en los astilleros del país.