Navantia prevé erigir en septiembre las primeras jackets del East Anglia ONE

El proyecto East Anglia ONE para Scottish Power (Iberdrola), en el que participa la UTE Navantia-Windar es uno de los proyectos de eólica marina más importantes hasta la fecha a nivel internacional, con una capacidad de 714 megawatios y 102 jackets.

Navantia prevé erigir en septiembre las primeras jackets del East Anglia ONE
Operarios en Navantia Fene durante el último programa de eólica offshore | j.meis
Operarios en Navantia Fene durante el último programa de eólica offshore | j.meis

El proyecto East Anglia ONE para Scottish Power (Iberdrola), en el que participa la UTE Navantia-Windar es uno de los proyectos de eólica marina más importantes hasta la fecha a nivel internacional, con una capacidad de 714 megawatios y 102 jackets.
En concreto, el consorcio español fabricará en los astilleros de Navantia Fene 42 de las 102 jackets. Se trata de estructuras de 3 patas, lo que supone un importante cambio en la estrategia constructiva sobre Wikinger, que supuso la primera experiencia del astillero público en el sector y que contó con el aporte de conocimiento de Windar.
Además, las estructuras acuáticas para el East Anglia One “tienen mayor altura (serán instaladas a mayor profundidad, unos 50 metros) y también son más pesadas”, explica Raúl Rico, responsable del proyecto.
Actualmente unas 200 personas de diferentes empresas se encuentran trabajando en el interior del astillero para este programa. La principal auxiliar con la que ha contado Navantia es Industrias Nervión (también lo fue en el primer pedido de Iberdrola), aunque otras empresa locales realizan diferentes tareas.

Más exigente
Según señala Raúl Rico, la hoja de ruta “será muchísimo más exigente” que en el Wikinger. “Comenzamos la fabricación en la primavera de 2017 y tendremos que tener las primeras unidades listas en otoño para comenzar las operaciones de carga y traslado en febrero de 2018 y rematarlas en julio de ese año”, indica el director del proyecto.
El número de estructuras, las dimensiones y los plazos supondrán un nuevo reto para el astillero en este segundo programa eólico offshore. “Hablamos de 13 unidades más que en el primer pedido de Iberdrola (42 jackets de East Anglia frente a las 29 de Wikinger), de 200 toneladas más cada una y con un plazo de fabricación de 2 meses menos” que para el parque alemán, recuerda.
Por el momento, explica, el avance del programa es el previsto. La primera pieza de transición –realizadas por operarios de Windar en las instalaciones de la antigua Imenosa– se encuentra en proceso de chorro y pintura, y la segunda y tercera previstas se espera que entren en las cabinas la próxima semana. Además, en los talleres ya han dado comienzo los trabajos de ensamblaje de tubos con la llegada de los primeros nudos, por lo que en agosto esperan iniciar los primeros montajes y completar las primeras unidades en septiembre.

Proyecto Nissum Bredning
Pero este no es el único encargo que se está llevado a cabo actualmente en las instalaciones de la antigua Astano. La UTE Navantia-Windar –y también Nervión como principal subcontratista– apuran los tiempos para finalizar el novedoso proyecto de Nissum Bredning para Siemens.
En este caso se trata de 4 jackets de unos 12 metros con un concepto constructivo y de funcionamiento “totalmente diferente” a lo conocido hasta el momento que se instalarán en un parque piloto en el mar del Norte.
Unas 100 personas trabajan paralelamente en este programa de eólica offshore, cuyos plazos de entrega son, en proporción, más comprimidos, pues se espera que en la tercera semana de agosto estén completadas.
Actualmente, una de las estructuras ya está conformada, otras dos se encuentran en proceso y el comienzo de la cuarta se prevé inminente.