• Domingo, 17 de Diciembre de 2017

La Marina Australiana recepciona el primero de los tres destructores antiaéreos diseñados por Navantia

La Real Marina Australiana recibió ayer oficialmente el primero de los tres destructores del programa SEA4000, desarrollado por la AWD Alliance, un consorcio local integrado por la factoría australiana ASC, Raytheon Australia y Navantia.

La Marina Australiana recepciona el primero de los tres destructores antiaéreos diseñados por Navantia
El astillero ASC, en Adelaida, donde se finalizó el destructor, fue el escenario elegido por la RAN para celebrar el hito | navantia
El astillero ASC, en Adelaida, donde se finalizó el destructor, fue el escenario elegido por la RAN para celebrar el hito | navantia

La Real Marina Australiana recibió ayer oficialmente el primero de los tres destructores del programa SEA4000, desarrollado por la AWD Alliance, un consorcio local integrado por la factoría australiana ASC, Raytheon Australia y Navantia. El astillero español se encargó del diseño de los AWD y de la construcción de parte de sus 31 bloques. 
El ministro para Industria de Defensa de Australia, Christopher Pyne, que acudió ayer a la ceremonia de recepción del AWD “Hobart” en las instalaciones de ASC en Adelaida, manifestó que la recepción del primer destructor de esta clase evidencia el “éxito del programa puesto en marcha por el gobierno” oceánico, al haberse hecho “en tiempo y forma”, por lo que el destructor podrá estar operativo a finales de este año. 

Sello español
“Navantia Australia está orgullosa de ser parte de este hito en la construcción naval de Australia”, señaló el director gerente de la filial de Navantia en el país oceánico, Francisco Barón, en un comunicado de AWD. Barón calificó la entrega del Hobart como “un buen augurio para los futuros programas de construcción naval en este país”.
Los otros dos destructores incluidos en este proyecto, el “Brisbane” y el “Sydney”, se entregarán más adelante y se espera que entren en servicio en 2018 y 2020, respectivamente. La construcción de los destructores asciende a 6.827 millones de dólares (6.126 millones de euros), más de 759 millones de dólares (680 millones de euros) por encima de lo presupuestado.
El diseño de los destructores se apoyan en el de la fragata F-100 española con un sistema de combate adaptado a las necesidades australianas que gira en torno a un núcleo de Aegis.
La fragata Cristóbal Colón, con base en Ferrol, colaboró este año en el adiestramiento de las dotaciones de estos nuevos destructores australianos. l