• Domingo, 18 de Febrero de 2018

Las limpiadoras del CHUF, en pie de guerra contra las políticas laborales de Ferrovial

Trabajadores de la empresa Ferrovial, que tiene encomendada las tareas de limpieza en el Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol, volvieron a concentrarse en el hall del centro para denunciar “la represión sindical y las políticas antiobreras” que están sufriendo estas empleadas, según explica la Federación de Servizos de la CIG.

Las limpiadoras del CHUF, en pie de guerra contra las políticas laborales de Ferrovial
Las limpiadoras del CHUF y miembros de la CIG se concentraron ayer en el hall del hospital | d. alexandre
Las limpiadoras del CHUF y miembros de la CIG se concentraron ayer en el hall del hospital | d. alexandre

Trabajadores de la empresa Ferrovial, que tiene encomendada las tareas de limpieza en el Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol, volvieron a concentrarse en el hall del centro para denunciar “la represión sindical y las políticas antiobreras” que están sufriendo estas empleadas, según explica la Federación de Servizos de la CIG.
Esta es la quinta movilización que realizan las limpiadoras desde febrero del pasado año, cuando Ferrovial renovó el contrato con el Sergas, “con una oferta un millón de euros superior a la anterior, sin que ello haya repercutido en la mejora de las condiciones de las trabajadoras que desempeñan sus labores en todo el complejo”.
Además de denunciar la falta de personal y la escasez de material, el sindicato acusa a la concesionaria de “presionar y represaliar a aquellas empleadas que cogen una baja, otorgándoles a su vuelta los trabajos de mayor penosidad o imponiéndoles los turnos más complicados”.
El sindicato nacionalista también pone en entredicho que Ferrovial haya obtenido en todas las licitaciones del servicio la máxima puntuación técnica. “La forma en la que actúan solo se entiende si es porque saben que tienen inmunidad y que pase lo que pase seguirán con el servicio. Da la sensación de que van de la mano con el Sergas”, insistió Marcos del Río, del comité de empresa. Por el momento, explican desde el sindicato, la lucha se ha llevado por cauces judiciales, con denuncias particulares que, en la mayoría de los casos, han ganado las trabajadoras. “La última tuvo que ser readmitida”, explican.
Por ello, tras varias movilizaciones de protesta, señalan que en 2018 plantearán un calendario de paros y no descartan una huelga indefinida “si no se revierte la situación”. El próximo año finalizan los dos primeros años de contrato y, después, Ferrovial tendría opción a otros dos de prórroga. “Seguro que la tendrán”, indican desde la CIG.