• Martes, 21 de Noviembre de 2017

El jurado popular declara a Juan Fraga culpable del asesinato de su esposa

El tribunal popular que durante cuatro días ha juzgado en la Audiencia Provincial de A Coruña a Juan Fraga, de 80 años, lo declaró ayer culpable del asesinato de su esposa Caridad Pérez, de 79, cometido el 29 de diciembre de 2015 en su domicilio de la parroquia naronesa de O Couto.

El jurado popular declara a Juan Fraga culpable del asesinato de su esposa
La jornada de ayer estuvo marcada por las reacciones de los familiares y amigos del matrimonio             quintana
La jornada de ayer estuvo marcada por las reacciones de los familiares y amigos del matrimonio quintana

El tribunal popular que durante cuatro días ha juzgado en la Audiencia Provincial de A Coruña a Juan Fraga, de 80 años, lo declaró ayer culpable del asesinato de su esposa Caridad Pérez, de 79, cometido el 29 de diciembre de 2015 en su domicilio de la parroquia naronesa de O Couto. Siete de los nueve miembros del jurado avalaron esta tesis de la autoría de su esposo propuesta por las acusaciones. Por seis votos a favor, frente a tres, se opusieron a la revisión de la pena y también al indulto. 
El tribunal consideró probados por unanimidad los hechos menos controvertidos y aprobó por amplia mayoría los puntos críticos como la autoría del crimen (7 votos a 2) o que Juan Fraga tenía un plan premeditado para acabar con la vida de Caridad. Además, determinaron que el acusado “atacó por detrás a su esposa”, con la que llevaba casado más de 50 años. Asimismo, se apreciaron dos circunstancias modificativas del delito como son el agravante por parentesco y el atenuante por ludopatía.
En su veredicto, el jurado popular tuvo en cuenta, según explicaron, los informes forenses, el momento del fallecimiento de la víctima y los restos encontrados en la vivienda, además de las “contradicciones” del acusado.
  
“dolido y aliviado”
El ministerio fiscal, que inicialmente reclamaba 15 años de cárcel por un delito de homicidio, adaptó su calificación y se adhirió a la petición de la acusación popular (la Xunta) de 18 años de prisión, aunque sin cambiar la tipificación del delito.  La acusación particular, ejercida por el hijo del matrimonio, mantuvo los 20 años de cárcel que pedían para el acusado.
Tras conocerse el veredicto, el hijo de la víctima aseguró que se había hecho justicia con su madre. Juan Fraga (el hijo) también mostró su confianza en que este caso “sirva de ejemplo para todos los castrados mentales que piensan que son dueños de las mujeres que viven con ellos”. 
El hijo del matrimonio confesó lo “doloroso” que resultó durante este proceso judicial ver que gente de la familia apoyaba al acusado –en referencia, en otros, a su propia hermana–, aunque dijo sentirse “aliviado” al saber que su padre “no va a poder acercarse nunca más” a sus hijos y a sus nietos.
También su letrada, Ana Pernas, expresó su satisfacción porqué el jurado fuese “sensible a la verdad” y valoró “muy positivamente” el veredicto a la vez que ensalzó la figura de la víctima, como una “mujer excepcional”.
En la misma línea se pronunciaron tanto el fiscal como el abogado de la acusación popular, que celebraron que se hiciese justicia y abundaron en las constantes contradicciones del acusado en el relato de los hechos el día del crimen.

posible apelación
Por su parte, la defensa, que solicitaba la absolución, no descartó presentar un recurso una vez analizado el fallo del magistrado, que se conocerá, estiman las partes, en las próximas semanas. En la sentencia se determinarán los años de prisión que se le imponen a Juan Fraga, que deberían encontrarse entre los 18 que solicita la acusación popular y la fiscalía y los 20 que pide la acusación particular.
“Si se atiende a la petición de las partes no debería ser inferior a esas penas”, explicó la letrada Ana Pernas, a la espera de que el juez otorgue mayor o menor calificación a los atenuantes y agravantes apreciados. En cualquier caso, al tratarse de un delito de asesinato, no sería nunca inferior a 15 años de cárcel. 
El letrado de la defensa, Julio Barrios, comentó que no comparte el veredicto, ya que considera que existen “pruebas contundentes y objetivas que, como mínimo, tendrían que haber sembrado unas dudas razonables entre el jurado”. 
“Estudiaremos con detenimiento la resolución de su señoría para, “casi con toda seguridad” recurrir próximamente ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. n