• Domingo, 25 de Junio de 2017

El jurado popular del crimen de O Couto deja para hoy el veredicto sobre la autoría

El juicio por el asesinato de O Couto llegará finalmente a su quinta jornada después de que el jurado popular encargado de determinar la autoría de Juan Fraga en este crimen no alcanzara ayer un veredicto.

El jurado popular del crimen de O Couto deja para hoy el veredicto sobre la autoría
En segundo término, el hijo del procesado y, al fondo, su hermana, en el lado opuesto de la sala	patricia g. fraga
En segundo término, el hijo del procesado y, al fondo, su hermana, en el lado opuesto de la sala patricia g. fraga

El juicio por el asesinato de O Couto llegará finalmente a su quinta jornada después de que el jurado popular encargado de determinar la autoría de Juan Fraga en este crimen no alcanzara ayer un veredicto. Los once miembros del jurado comenzaron su deliberación a primera hora de la tarde y comunicaron poco antes de las 20.00 horas que no habían consensuado ninguna decisión al respecto, por lo que la emisión del veredicto se aplaza hasta hoy.
Durante la vista de la mañana, las partes dieron lectura a sus conclusiones finales. La Fiscalía sostuvo que la mujer degollada supuestamente por su marido en Narón “merece que se haga justicia”, por lo que mantuvo para el acusado la solicitud de 15 años de prisión por un delito de homicidio. La acusación particular, ejercida por el hijo de la víctima y del acusado, calificó los hechos de asesinato y, además, consideró que concurre la agravante de premeditación –circunstancia que no hizo constar en su escrito inicial–. La acusación popular, que representa a la Xunta de Galicia, sí cambió su petición provisional de homicidio por una pena de 18 años de cárcel por un delito de asesinato.
Para el ministerio público, el acusado –que tenía 79 años cuando sucedió el crimen– entró durante este juicio en diversas “contradicciones”, con las que trató de ir “rectificando” su testimonio para argumentar que no estaba presente en la casa cuando ocurrió la muerte.
Al igual que la acusación particular, el fiscal insisitó en que la muerte de la mujer se produjo a primera hora de la mañana, antes de que Juan Fraga abandonase el hogar para realizar una serie de gestiones con el que presuntamente era su compañero sentimental.
“La única defensa que le queda al acusado es autoconvencerse de que cuando cometió los hechos no era él, era otra persona –algo que también dejó entrever su hija en su declaración–, como ya le había sucedido en otros episodios de su vida. Pero en este caso, dijo el fiscal, los hechos son demasiado graves para justificar ese supuesto.

“ES UN ASESINO”
Por su parte, la letrada de la defensa particular pidió una condena tajante por asesinato para el procesado. “Es un asesino porque planeó el crimen y ya venía advirtiendo a su mujer”.
“Frecuentemente le decía que tenía que estar muerta y delante de su hermana le dijo que le iba a cortar el cuello”, aseguró en su exposición recordando algunos de los testimonios que pasaron durante esta semana por la Audiencia Provincial. “Es un asesino –prosiguió la letrada Ana Pernas– porque limpió la escena del crimen y buscó una coartada yendo a todos los edificios públicos de Ferrol para poder escudarse de la acusación de la muerte de su mujer”. La acusación explicó que la víctima fue sometida a golpes cuando todavía estaba en la cama, según se desprende del informe forense y varios elementos de la escena del crimen. Tras este primer ataque, detalló la abogada dirigiéndose a la sala, el procesado “la cogió por la espalda, la acuchilló, y la degolló de un corte desde la oreja hasta la garganta”.
Frente a esto, la defensa solcitó la libre absolución de su cliente, argumentando que la acusación se fundamenta en indicios, opiniones y sospechas, pero no en pruebas. El letrado ferrolano Julio Barros recordó que no se encontró ADN del procesado, ni huellas del matrimonio, pero si muchas otras “que no fueron identificadas”. Al igual que en la primera sesión del juicio, el acusado aseguró no ser un “criminal” y pidió “encontrar al culpable” de la muerte de su esposa.