• Martes, 26 de Septiembre de 2017

IEN por Europa confía en que Navantia esté en la tercera fase del East Anglia

Tras la reciente autorización del Gobierno británico del pasado día 8 para que Iberdrola acometa la tercera fase del parque East Anglia en Escocia, el presidente de IEN por Europa, Manuel Pérez Pérez, confía en que esta decisión permita confirmar la apuesta de la energética española por la factoría Navantia en Fene.

IEN por Europa confía en que Navantia esté en la tercera fase del East Anglia
En los astilleros de Fene se fabrican actualmente 42 jackets y 126 pilotes para la primera fase del proyecto | j.meis
En los astilleros de Fene se fabrican actualmente 42 jackets y 126 pilotes para la primera fase del proyecto | j.meis

Tras la reciente autorización del Gobierno británico del pasado día 8 para que Iberdrola acometa la tercera fase del parque East Anglia en Escocia, el presidente de IEN por Europa, Manuel Pérez Pérez, confía en que esta decisión permita confirmar la apuesta de la energética española por la factoría Navantia en Fene, que actualmente acomete la construcción de 42 jackets y 126 pilotes para la primera fase de este proyecto.
“Navantia ha demostrado una vez más su versatilidad y capacidad técnica y productiva para asumir un nuevo mercado de trabajo y esto tendrá, con toda seguridad, repercusión en el afianzamiento de la actividad del astillero de Perlío”, asegura el presidente de la asociación empresarial. Manuel Pérez recuerda, entre otros aspectos, que la dirección de Iberdrola ya había avanzado que si Navantia se ajustaba a las necesidades de la firma de cara a sus contratos en el sector eólico marino, la factoría tendría ocupación en esta actividad para los próximos años.
Asimismo, el presidente de IEN por Europa considera que esta capacidad quedó “plenamente demostrada” y que, al margen de “mantener vivas as aspiraciones de que la antigua Astano pueda en algún momento retomar la construcción naval de buques mercantes, es evidente que el sector eólico se ha revelado como un factor trascendental para que las gradas y talleres del astillero recuperen una actividad que hace mucho tiempo se había perdido”, señala.
Así, Pérez quiso hacer referencia a la capacidad de adaptación de Navantia Fene a diferentes actividades como su conversión en una factoría de construcción off shore –ámbito en el que también se incluye la eólica marina–, al que “demostró que el astillero dispone de una capacidad tecnológica de difícil equiparación internacional y que avala la profesionalidad de todos los cuadros técnicos y de la propia industria auxiliar, que también ha sabido asumir los sucesivos cambios con una gran implicación en su capacidad formativa y de adaptación a los nuevos encargos”, destacó.
En este sentido, Manuel Pérez subraya el papel que juega la compañía Windar, con la que Navantia llegó a un acuerdo de colaboración precisamente para el desarrollo de estas construcciones. 
“Pese a las dudas que conllevaba desde el aspecto técnico la producción de los nuevos encargos, el personal ha sabido adaptarse y superar los más elevados grados de exigencia que conlleva la construcción de este tipo de estructuras”, declaró el presidente de IEN por Europa en un comunicado. l