Un grupo de jóvenes detiene a la fuerza un tren a su paso por Moeche para pintar unos grafitis

Un grupo de entre 15 y 20 personas atacaron el pasado sábado el tren de Renfe –antigua FEVE– a su paso por el apeadero de Moeche y procedieron al pintado de todo un lateral del mismo, impidiendo, además, que el convoy continuase

Un grupo de jóvenes detiene a la fuerza un tren a su paso por Moeche para pintar unos grafitis
El grafiti que se pintó mostraba la frase “Nunca máis” en todo un lateral del tren
El grafiti que se pintó mostraba la frase “Nunca máis” en todo un lateral del tren

Un grupo de entre 15 y 20 personas atacaron el pasado sábado el tren de Renfe –antigua FEVE– a su paso por el apeadero de Moeche y procedieron al pintado de todo un lateral del mismo, impidiendo, además, que el convoy continuase la circulación con la colocación de troncos en las vías, por lo que el tren no pudo continuar el viaje y los pasajeros tuvieron que ser trasladados por carretera hasta Ribadeo.
El suceso se produjo en torno a las once y media de la mañana, cuando el tren de la antigua FEVE que partió de la estación de Ferrol se detuvo en el apeadero de Moeche para recoger a un pasajero. Este, que, según explicaron algunos testigos, subió al vagón embozado, tapando su cara, tiró de la alarma del tren y procedió a efectuar algunas otras manipulaciones. El conductor vio por las cámaras lo sucedido y tuvo que detener el tren, además, por la presencia en la vía de troncos de árboles, que fueron colocados de forma inmediata por otros individuos que se encontraban esperando la llegada del tren.
El grupo de asaltantes se puso rápidamente a efectuar un grafiti en todo el lateral del vagón, con grandes letras en negro y azul y el lema “Nunca máis”. En la cabina pintaron también “Ence merda” con el año 2018.
El tren, que debía llegar a Cerdido a las 11.36 horas no pudo hacerlo, sin embargo, hasta las 12.48 horas.
Aunque los vándalos no fueron detenidos, sí se presentó denuncia no solo por las pintadas sino por el asalto al tren, ya que se manipularon elementos como las alarmas o los frenos.
El tren pudo continuar después su andadura y ya por la tarde circuló de regreso de forma normal.
El “grafiteo” de vagones no es nuevo y en las estaciones de Ribadeo e incluso en la de Ferrol y en alguna otra donde pernoctan o se detienen bastante tiempo los trenes se han producido otras pintadas –incluso los cristales, impidiendo la salida de los trenes– pero es la primera vez que los “artistas urbanos” llegan a detener en la comarca a un convoy para proceder a la pintada de grafitis. En este caso, los autores del suceso no solo han sido denunciado por las pintadas, sino por el atentado contra el tren.