• Lunes, 18 de Diciembre de 2017

Endesa inicia en la central de As Pontes la segunda fase de su programa de reducción de emisiones

Endesa inició ayer en su central de As Pontes los trabajos de la segunda fase del programa de mejora de eficiencia ambiental, destinada a la desulfuración en el proceso de generación

Endesa inicia en la central de As Pontes la segunda fase de su programa de reducción de emisiones
Simulación de las unidades de desulfuración que se construirán en el antiguo aparcamiento de la central
Simulación de las unidades de desulfuración que se construirán en el antiguo aparcamiento de la central

Endesa inició ayer en su central de As Pontes los trabajos de la segunda fase del programa de mejora de eficiencia ambiental, destinada a la desulfuración en el proceso de generación de energía eléctrica a partir de carbón. Con una inversión que ronda los 217 millones de euros, la central no sólo cumplirá los requisitos de la Directiva europea de Emisiones Industriales (DEI), sino también los todavía más exigentes valores BREF.
El primer paso, ya en curso, fue la instalación de un sistema de desnitrificación de los gases de combustión en cada uno los cuatro grupos de la central, con el fin de cumplir con los nuevos valores límite de emisiones para el óxido nítrico.
Esta obra que comienza ahora dotará a la central de equipos para la eliminación de azufre de los gases de combustión a través de procesos que implican el uso de caliza como absorbente alcalino para capturar dióxido de azufre y transformarlo en sólido. Aunque requiere una inversión elevada y precisa un mayor consumo de agua, este proceso tiene como ventaja su elevada eficacia de desulfuración, que supera el 95 por ciento.

Unidades
Estas instalaciones consistirán en dos unidades que compartirán los cuatro grupos generadores. Tendrán, además, diversos equipos auxiliares. El principal elemento del sistema es el absorbedor, adonde llegan los gases de combustión, una vez que han pasado por el equipo captador de cenizas. La central dispondrá de dos, consistentes en sendas torres de atomización vertical con una altura de 32,5 metros. Para su normal funcionamiento requerirán un consumo anual de entre 24.000 y 28.900 toneladas de caliza.
La desulfuración de los gases con óxidos de azufre se consigue al ponerlos en contacto con caliza, que reacciona generando sulfato de calcio; éste se transforma finalmente en yeso de alta pureza. Los gases ya purificados son emitidos a la atmósfera después de pasar por un sistema de retención de gotas. Todo ello se desarrolla en tres fases: absorción del óxido de azufre, preparación del reactivo y deshidratación del yeso.
Las nueva infraestructura se levantará dentro de la parcela ocupada actualmente por la UPT As Pontes. No obstante, se requiere desviar un tramo de un vial autonómico que da acceso a la propia central y a la villa de As Pontes, con lo que Endesa ganará 14.220 metros cuadrados, los cuales cederá en otro lugar para una nueva carretera, que también financiará. Igualmente ha sido preciso reubicar el aparcamiento de vehículos de empleados, ya que es ahí donde se instalarán estas plantas. El estacionamiento se ha mejorado con puntos de recarga para vehículos eléctricos y se espera también dotarlo de paneles solares que serán ubicados en las cubiertas de la zona de coches.

Ocupación
Según las previsiones de la compañía, los trabajos se prolongarán hasta junio de 2020, por lo que durante este tiempo se generará un alto nivel de ocupación laboral a través de la intervención de empresas contratistas. Y es que en los momentos de mayor actividad hasta 300 operarios externos podrían estar trabajando en esta programa.
Para Endesa, la decisión ratifica “la voluntad de la compañía para asegurar la continuidad” de estas instalaciones, una decisión por otra parte esperada entre todos los agentes sociales y económicos de la comarca y que no ocultaban hasta ahora su preocupación por una decisión contraria a los intereses de la zona.