• Miércoles, 17 de Enero de 2018

Educación | Clubs para fomentar el espíritu científico entre el alumnado

Tras el éxito de la primera edición –con diez centros gallegos seleccionados–, la Consellería de Educación ha elevado este curo a treinta el número de colegios e institutos que recibirán una ayuda económica de 1.200 euros para desarrollar sus respectivos Clubs de Ciencia.

Educación | Clubs para fomentar el espíritu científico entre el alumnado
Algunos de los alumnos del IES Ferrol Vello implicados este curso en el Club de Ciencia | jorge meis
Algunos de los alumnos del IES Ferrol Vello implicados este curso en el Club de Ciencia | jorge meis

Tras el éxito de la primera edición –con diez centros gallegos seleccionados–, la Consellería de Educación ha elevado este curo a treinta el número de colegios e institutos que recibirán una ayuda económica de 1.200 euros para desarrollar sus respectivos Clubs de Ciencia.
De estos, cuatro pertenecen a la comarca de Ferrolterra. Se trata de los institutos Sofía Casanova y Ferrol Vello y de los CPI Atios de Valdoviño y Virxe da Cela de Monfero.
El Club de Ciencia se define como un espacio de aprendizaje no formal basado en una metodología de indagación, “onde os docentes suxiren diferentes accións enfocadas aos alumnos e alumnas co obxecto de que estes podan dar resposta ás súas curiosidades e aos seus intereses, así como resolver problemas”, informan desde la administración educativa gallega.
En este sentido, añaden, la creación de este espacio en el centro puede convertirse “nun escenario propicio para desenvolver estratexias metodolóxicas que promovan capacidades, coñecementos e técnicas que aumenten o interese dos participantes por saber, cada vez máis, sobre diversos campos da ciencia e as súas posibilidades de aplicación na tecnoloxía”.
Así, con el objetivo de fomentar el espíritu científico y la curiosidad del alumnado, los centros diseñan actividades que se desarrollan fuera del horario.
La participación en el programa es totalmente voluntario. Así, en el IES Sofía Casanova, por ejemplo, los profesores y alumnos implicados –doce docentes de las materias del ámbito científico y unos 26 estudiantes–, se quedan algunos martes al mediodía en el centro –normalmente tres al mes– para desarrollar las propuestas diseñadas.
En la actualidad, el grupo está centrado en el desarrollo del proyecto con el que el próximo mes de febrero concurrirán a la competición de la First Lego League, que en esta edición tiene como eje central el tema del agua. Así, mientras unos se centran en la parte de robótica que tendrán que presentar a la cita, otros preparan el trabajo científico que han de defender dedicándose otro grupo a la difusión de todo este trabajo en redes sociales.
El pasado mes de diciembre, los alumnos tuvieron la oportunidad de visitar la Estación de Tratamento de Auga Potable, situada en Catabois, en la que recibieron información sobre los procesos de purificación del agua desde su origen en la naturaleza hasta su consumo.

Ferrol Vello
También en el IES Ferrol Vello, donde cinco profesores y unos cuarenta alumnos forman parte este año del Club de Ciencia, uno de los grupos en los que se dividen las actividades está volcado en el trabajo para su participación en la mencionada competición de robótica de Lego. Otros compañeros, por su parte, desarrollan actividades relacionadas con la impresión 3D, la meteorología, la microscopia, maquetas, códigos QR y biblioteca o la creación de una “app” para evitar el acoso escolar.
El Club de Ciencia permite, según el coordinador del programa en el IES Ferrol Vello, Jorge Gutiérrez, que los alumnos se acerquen a este ámbito deste otro prisma diferente al curricular, a través de una visión más amplia y global que les permite además disfrutar con las actividades planteadas.
En este caso, los participantes se reúnen también los martes al mediodía –normalmente uno al mes, aunque de cara a la prueba de la First Lego League han incrementado las sesiones de trabajo–. También en los CPI Virxe da Cela de Monfero y Atios de Valdoviño programan diferentes actividades en el marco del programa de los Clubs de Ciencia.
Esta acción se enmarca, tal y como se informó desde la Consellería de Educación, en la Estratexia Galega para a Educación Dixital 2020, Edudixital, presentada en el Consello da Xunta el pasado mes de septiembre.
Los dos principales objetivos del plan pasan por “lograr que todo o alumnado de ensino obrigatorio teña formación en robótica e programación no curso 2020/21 co fin de que, ao finalizar os estudos, acade un nivel adecuado de competencia dixital e científico-tecnolóxica.
También se pretende “romper coa fenda de xénero nos estudos STEM”, añadieron.