• Sábado, 29 de Abril de 2017

Directos a la Semana Santa con paso firme

A las puertas de celebrar uno de los acontecimientos más emblemáticos de la ciudad, la Semana Santa, son muchos los que ya han comenzado la puesta a punto para que en esos días salga todo perfecto. Decoración, vestimenta, ensayos, entrenamientos...

Directos a la Semana Santa con paso firme
Almudena Seisido durante la charla en la librería-café Lea el viernes que dio junto a Virginia Rodríguez	j.meis
Almudena Seisido durante la charla en la librería-café Lea el viernes que dio junto a Virginia Rodríguez j.meis

A las puertas de celebrar uno de los acontecimientos más emblemáticos de la ciudad, la Semana Santa, son muchos los que ya han comenzado la puesta a punto para que en esos días salga todo perfecto. Decoración, vestimenta, ensayos, entrenamientos... Los cofrades y portadores se preparan durante meses para que cada procesión salga perfecta pero descuidando muchas veces aspectos fundamentales como la salud de los pies y la nutrición.
Es por esto que la librería-café Lea acogió el pasado viernes una charla sobre alimentación y prevención de patologías podológicas, impartida por profesionales de la clínica Bio Zen, de reciente apertura en Narón.
“Creemos que en Semana Santa hay un déficit muy importante en cuanto a campañas de educación y preparación para la salud de nuestros campos, en el sentido de que vemos a la gente ir descalza y tener un montón de problemas que son evitables”, comenta la podóloga Virginia Rodríguez.
Para la profesional, lo recomendable es que todo aquel que vaya a portar algún trono acuda seis meses antes a realizarse un estudio biomecánico para conocer su pisada y, a raíz de ahí, “saber si necesitan un soporte plantar o una venda específica, por ejemplo”.
Uno de los aspectos fundamentales es escoger un buen calzado y para eso es necesario “conocer la horma y buscar un zapato que aísle bien de los elementos como el agua o el frío y que proporcione confort y estabilidad; sobre todo que sea de cordones porque el pie debe ir sujeto”, explica Rodríguez. Los calcetines y el calzado con costuras interiores pueden producir llagas, sobre todo en los dedos meñiques y en la zona posterior del talón.
Las uñas son otro de los elementos a tener en cuenta a la hora de prepararse para la semana de las palmas y los olivos, por lo que es importante que el corte sea recto y sin ser muy largas ni muy cortas ya que “al chocar con el zapato y llevar el pie comprimido durante muchas horas e incluso mojarse, la lámina de la uña sufre mucho y a veces les ocasionan otros problemas”.
Tener una buena base, una buena pisada, evita que se produzcan males mayores como problemas de rodillas y de espaldas, ya que “el cuerpo es como un edificio: si fallan los cimientos falla todo”, indica la podóloga, al tiempo que añade que “mucha gente se preocupa por llevar elementos como fajas para que no les duela la espalda cuando en realidad lo que falla es el pie”.
Los adoquines, muy presentes en las calles del centro de la ciudad, y el arrastre de los pies que se produce a la hora de soportar el peso de cada trono durante varias horas, provoca que muchas veces se produzcan ampollas o heridas que necesitan de una buena higiene previa y un tratamiento específico después.
En el caso de los que eligen ir descalzos, es importante que se dedique un tiempo a quitar las durezas y “llevar los pies en un estado óptimo para exponerse a ese esfuerzo”, recomienda Virginia Rodríguez.
Con respecto a los cuidados aconsejados para hombres y mujeres –Ferrol incorporó hace 31 años la figura de portadora a la festividad–, la podóloga indica que no existen diferencias a la hora de hablar de nivel dérmico pero “sí que a la hora de llevar el peso entre ambos sexos, ya que  ellos son mucho más rígidos, por lo que no tener una buena pisada les influye de manera diferente”, comenta.
Una vez haya acabado el esfuerzo, la especialista recomienda liberarse del calzado y los calcetines, en el caso de que lleven zapatos, y poner los pies en alto y en agua fría para que descansen, siempre y cuando no se tenga ninguna herida.
Para los espectadores, que pasan largas horas de pie o siguiendo las procesiones, también existen consejos específicos como intentar bascular el peso y cambiar de posición e incluso caminar con pasos cortos para que la espera no se haga tan cansada.
Almudena Seisido fue la encargada el viernes de hablar de la alimentación adecuada para estos actos, destacando la necesidad de llevar unos buenos hábitos durante todo el año para evitar problemas como mareos. 
Una buena hidratación es fundamental pero siempre que se haga con agua, ya que los refrescos, al igual que las comidas grasas como el cocido o los callos, hacen más difícil realizar esfuerzos.   n