La Diputación difunde los datos de representantes legales de los ayuntamientos represaliados en 1936

Cuando hoy se recuerda un nuevo aniversario del 18 de julio en que se inició la represión franquista, la Diputación de A Coruña da un paso adelante en la recuperación de la memoria y comienza a difundir los perfiles de “representantes legales en los ayuntamientos que fueron víctimas de la barbarie” dentro del proyecto “Xeración perdida”.

La Diputación difunde los datos de representantes legales de los ayuntamientos represaliados en 1936
La vicepresidenta de la Diputación da Coruña, Goretti Sanmartín Rei presenta la iniciativa
La vicepresidenta de la Diputación da Coruña, Goretti Sanmartín Rei presenta la iniciativa

Cuando hoy se recuerda un nuevo aniversario del 18 de julio en que se inició la represión franquista, la Diputación de A Coruña da un paso adelante en la recuperación de la memoria y comienza a difundir los perfiles de “representantes legales en los ayuntamientos que fueron víctimas de la barbarie” dentro del proyecto “Xeración perdida”.
Juan Manuel Vidal era alcalde de Arzúa y fue paseado en 1936, a su familia se le prohibió después comercializar aperos de labranza. Brígida Muñiz Suárez era concejal de Boiro y fue encarcelada, rapada y sometida a humillaciones. Álvaro Puentes Antón, alcalde de Cabanas, fue asesinado en A Capela, en los bosques del Eume que fueron refugio de muchos concejales de la zona. Son algunos de los datos que ofrece el proyecto de investigación “Xeración perdida”, promovido por la Diputación de A Coruña y dirigido por Emilio Grandío, que se comenzarán a hacer públicos con el fin de completar el perfil de los cargos institucionales represaliados tras el golpe militar de 1936.
Estos tres nombres forman parte de los más de 300 que integran la base de datos de concejales y alcaldes represaliados en los ayuntamientos de A Coruña que la Diputación hizo público después de una investigación que tiene como objetivo echar luz sobre lo que sucedió con las corporaciones democráticas anteriores al 1936.
“Ahora queremos que, además de sus nombres se conozcan más datos de sus biografías y se muestren también sus imágenes. No son solo los nombres. Queremos que el vecindario de sus ayuntamientos tenga conocimiento de quién fueron las personas que ocuparon los cargos de representantes municipales y contribuir a recuperar la historia local. La represión no solo afectó a la propia persona sino también sus familias y queremos hacer justicia con su memoria”, explicó ayer la vicepresidenta de la Diputación, Goretti Sanmartín Rei.
Los resultados del proyecto “Xeración perdida” se pondrán a disposición de los ayuntamientos para que puedan hacer homenajes y restituir la memoria de quien formó parte de las distintas corporaciones municipales y padeció la represión franquista. Además de los datos y biografías, el equipo de investigación está recopilando un banco de imágenes que se hará también público en la última fase del proyecto. A partir de ahora, de manera individualizada, se irán publicando perfiles con imágenes y los principales datos de representantes legales en los municipios, en principio, a través de la página de Facebook/Culturadac/ y posteriormente de manera conjunta, en el final del proyecto.
“Las cifras dan el cómputo de la represión mas los datos, las imágenes y las biografías muestran la verdadera dimensión de una represión que quiso decapitar las ideas más avanzadas. Tenemos el compromiso de desvelar la verdad y homenajear la tantas personas que tuvieron que padecer represalias por su defensa de la libertad y la legalidad”, explicó Goretti Sanmartín.