• Miércoles, 24 de Mayo de 2017

Detienen a dos personas por herir a unos hermanos con una catana en Recimil

Dos personas heridas y dos detenidos es el balance de la pelea que se produjo en la mañana de ayer –10.40 horas– en el barrio de Recimil, en una jornada en la que se celebraba el mercadillo de cada miércoles y que convirtió la zona en un hervidero de gente, con la presencia, además, de efectivos de la Policía Local, Policía Nacional y ambulancias.

Detienen a dos personas por herir a unos hermanos con una catana en Recimil
El herido reside en la calle Valdoviño, donde se instala el mercadillo que ayer reunió a multitud de personas | daniel alexandre
El herido reside en la calle Valdoviño, donde se instala el mercadillo que ayer reunió a multitud de personas | daniel alexandre

Dos personas heridas y dos detenidos es el balance de la pelea que se produjo en la mañana de ayer –10.40 horas– en el barrio de Recimil, en una jornada en la que se celebraba el mercadillo de cada miércoles y que convirtió la zona en un hervidero de gente, con la presencia, además, de efectivos de la Policía Local, Policía Nacional y ambulancias.

Los hechos tuvieron como origen una discusión por los ruidos que ocasionaba un perro y acabaron con heridas producidas por una catana, propiedad de uno de los detenidos, de etnia gitana.

Según las fuentes consultadas por este diario, el herido se encontraba a primeras horas de la mañana en una cafetería del barrio que solía frecuentar, cuando un vecino se le acercó para recriminarle el ruido que hacía el perro, de raza York Shire. Más tarde, el dueño del animal (de iniciales A.F.R.), que reside en la calle Valdoviño, acudió, acompañado de su hermana, a la casa del agresor, en la calle Mugardos, para hablar con este o pedir explicaciones y fue en ese momento cuando comenzó la pelea, en la que, participaron, en un primer momento, el inquilino de la casa y su mujer y los dos hermanos que acudieron al piso.

Cortes
Fue entonces cuando el ahora acusado esgrimió una catana y atacó a la mujer, que fue herida en la espalda. El hermano intervino en la pelea y también fue dañado en la manos, con cortes en los dedos, recibiendo además otra herida profunda en la pierna y en el estómago. En el lugar de los hechos se personó, asimismo, otra hermana de los agredidos, que recibió también golpes con una barra de hierro.

El número de implicados en los hechos fue creciendo también por parte de los agresores y se llegó a juntar una gran cantidad de personas.

Los vecinos alertaron a las fuerzas de seguridad y la Policía acudió a las Casas Baratas, procediendo a la detención de los agresores, un hombre y una mujer, ambos de etnia gitana, que fueron trasladados al cuartel de la Policía Nacional.

Aunque en un principio se apuntó a que el herido portaba una pistola, pero este hecho fue desmentido por la Policía. Según parece, fue el propio agresor el que señaló la existencia de un arma de fuego para argumentar una actuación en defensa propia.

Por su parte, los heridos tuvieron que ser ingresados, en principio, en el Arquitecto Marcide, donde se quedó una de las mujeres (la que recibió los golpes con la barra de hierro no tuvo que ser trasladada al hospital) mientras su hermano, debido a la gravedad de su estado, fue llevado posteriormente al centro hospitalario de A Coruña, donde fue intervenido quirúrgicamente.


La mujer, además del corte con la catana en la espalda, fue golpeada y tirada al suelo, por lo que, en un primer momento se sospechaba que podía haberse dañado el bazo. Finalmente, las heridas no revistieron tanta gravedad y, una vez suturadas, fue dada de alta por la tarde del complejo hospitalario ferrolano.