• Domingo, 19 de Noviembre de 2017

La “desatención” del gobierno con el barrio agota a los vecinos de San Pablo

La situación que vive desde hace tiempo el barrio de San Pablo de Catabois, con problemas de convivencia, inseguridad, mal estado de las viviendas o falta de servicios, ha llevado a la hasta ahora presidencia de la entidad vecinal, ocupada por José Carlos Rodríguez Díaz, a dejar el cargo, ante la falta de soluciones que se aportan desde el Concello.

La “desatención” del gobierno con el barrio agota a los vecinos de San Pablo
El estado del barrio de San Pablo lleva a problemas de convivencia | jorge meis
El estado del barrio de San Pablo lleva a problemas de convivencia | jorge meis

La situación que vive desde hace tiempo el barrio de San Pablo de Catabois, con problemas de convivencia, inseguridad, mal estado de las viviendas o falta de servicios, ha llevado a la hasta ahora presidencia de la entidad vecinal, ocupada por José Carlos Rodríguez Díaz, a dejar el cargo, ante la falta de soluciones que se aportan desde el Concello.
Así lo manfiiesta públicamente a los vecinos el presidente de la entidad, que acusa de “poca seriedad, profesionalidad, falta de medios y apoyo” al actual gobierno local. Desde la presidencia se señala que no se ha dado respuesta a ninguna de las preocupaciones vecinales y que se han ido aplazando proyectos sin aportar ninguna solución.
Jose Carlos Gómez habla de “ineficacia y despreocupación del alcalde” y muestra un “cansancio” que lleva a la dimisión, que no se hizo efectiva antes, dice el ya expresidente, “por no tener sustituto y haber renunciado el resto de los miembros de la AVV anteriormente”.
De todos modos, parece que el barrio no se quedará sin entidad vecinal ya que el representante de San Pablo en los órganos de participación ciudadana, Kepa Fúster, parece dispuesto a  asumir las riendas de la entidad.
Reunión 
El viernes, a las seis y media de la tarde, se convoca a todos los vecinos a una reunión en el local de la AVV con el fin de abordar la renovación de la junta directiva de la entidad.
Fuster apuesta por presentar una nueva asociación, partiendo de cero. Así, explica que, es necesario solucionar una serie de problemas “que llevamos año y medio trayendo al Concello” sin respuesta, uno de ellos son los problemas de convivencia. “No se trata de crear un estado policial” recalca el representante vecinal, “pero sí que la gente del Concello se lo tome en serio de una vez y no solo cuando se escuchen sirenas en la zona”.  Una reunión a tres bandas, con AVV, Concello y Delegación de Gobierno es una de sus propuestas para buscar una solución, que llegaría, dice, “con la colaboración de los distintos departamentos municipales (servicios sociales, seguridad ciudadana, cultura...) y con la dinamización del barrio, pero dando soluciones,  (cursos de informática, habilidades infantiles, talleres de memoria, etc.), ya que, apunta Fuster, “ no se pueden pasar años diciendo: voy a hacer y nunca hacer nada”. l