• Miércoles, 26 de Julio de 2017

Declara en comisaría la pareja acusada de agredir con una catana

Los dos detenidos en Ferrol como supuestos autores de una agresión con una catana, en la mañana del pasado miércoles en el barrio de Recimil, permanecen retenidos en la Comisaría de Ferrol-Narón a la espera de poder pasar a disposición judicial.
 

Declara en comisaría la pareja acusada de agredir con una catana
Dos personas transitan por el mercadillo de Recimil
Dos personas transitan por el mercadillo de Recimil

Los dos detenidos en Ferrol como supuestos autores de una agresión con una catana, en la mañana del pasado miércoles en el barrio de Recimil, permanecen retenidos en la Comisaría de Ferrol-Narón a la espera de poder pasar a disposición judicial.

Según fuentes consultadas, los agentes de la Policía Nacional están elaborando el atestado. Los apresados son un matrimonio de etnia gitana, menores ambos de 40 años. El varón aseguró que tomó esta actitud violenta después de que el ahora herido le insinuara que portaba un arma de fuego y le mostrara lo que parecía la culata.

A lo largo de la mañana de ayer se desplazaron hasta dependencias policiales una de las mujeres heridas, de 44 años, que recibió un corte en la espalda con la catana, y que fue dada de alta tras varias horas en el servicio de urgencias del Hospital Arquitecto Marcide.

También se desplazó para prestar declaración otra de sus hermanas, que fue golpeada en el transcurso de este incidente y que no llegó a recibir ningún corte, prestando testimonio ante los instructores del caso.

Por otra parte, el hombre agredido, de 49 años, permanece ingresado en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac), adonde fue derivado del centro ferrolano por la gravedad de algunas de sus heridas. Fue intervenido de urgencia en la tarde del miércoles en ambas manos al sufrir el corte de varios tendones. Los agentes de la Policía Nacional aguardan a poder tomarle declaración para incorporarla a la investigación.

El juzgado encargado de instruir esta causa será el Juzgado de Instrucción número 1 de Ferrol, en funciones de guardia durante estos días.
Según las fuentes consultadas, el herido se encontraba en una cafetería cuando un vecino se le acercó para recriminarle el ruido que hacía el perro. Más tarde, el dueño del animal acudió, acompañado de su hermana, a la casa del agresor, para hablar con este o pedir explicaciones y fue en ese momento cuando comenzó la pelea y la agresión.