• Viernes, 20 de Octubre de 2017

La “Cristóbal Colón” regresa a casa tras pasar más de siete meses en Australia

Sobre las diez de la mañana, la Puerta del Parque del Arsenal Militar de Ferrol comenzó a recibir a centenares de familiares y amigos que se disponían a recibir a la dotación de la fragata “Cristóbal Colón”, tras pasar más de siete meses en su despliegue australiano. La operación tuvo una duración de 214 días, de los cuales 162 fueron en el mar, navegando unas 40.000 millas.

La “Cristóbal Colón” regresa a casa tras pasar más de siete meses en Australia
El muelle del Arsenal se llenó de gente desde las diez de la mañana para recibir a los militares con pancartas, flores y globos | jorge meis
El muelle del Arsenal se llenó de gente desde las diez de la mañana para recibir a los militares con pancartas, flores y globos | jorge meis

Sobre las diez de la mañana, la Puerta del Parque del Arsenal Militar de Ferrol comenzó a recibir a centenares de familiares y amigos que se disponían a recibir a la dotación de la fragata “Cristóbal Colón”, tras pasar más de siete meses en su despliegue australiano. La operación tuvo una duración de 214 días, de los cuales 162 fueron en el mar, navegando unas 40.000 millas.
Dicha afluencia provocó retenciones puntuales en el tráfico en las calles Castro, Irmandiños y Espíritu Santo a causa de la caravana de vehículos que se disponían a entrar en las inmediaciones militares. Pancartas –alguna incluía versiones de canciones como el conocido “Despacito”–, globos, ramos de flores... se dieron cita ayer en el muelle para recibir a los integrantes de la F-105, que saludaban y sacaban fotos desde el buque exultantes de felicidad.
Desde las 10.30 horas comenzaron los nervios de uno y otro lado debido a la proximidad del buque que se anunciaba con bocinas y canciones de celebración. Una vez atracado, se produjo el tradicional desembarco sobre las 11.20 horas con lágrimas y gritos de alegría.
El comandante de la 31ª Escuadrilla de Escoltas, Gonzalo Villar, fue quien presidió la ceremonia de recibimiento donde felicitó a los militares por “dejar el pabellón muy alto” con su trabajo desempañado durante todos estos meses al otro lado del mundo, una tarea “de gran importancia en la consolidación de la alianza entre las Marinas española y australiana”.
Villar valoró, además, la colaboración con el sector militar española a través de Navantia y consideró que “nuestra industria naval está entre las primeras del mundo”. La F-105 viajó a las antípodas para formar a la tripulación de la Marina Real Australiana de los destructores de la clase “Hobart” –diseñados por Navantia– en virtud de un acuerdo de cooperación entre las armadas española y australiana y apoyar los intereses comerciales con el astillero.
Por su parte, el comandante de la “Cristóbal Colón”, el capitán de fragata Santiago Vila, que asumió el mando de la nave en Sidney el pasado 17 de junio, destacó “la realización de actividades de adiestramiento y ejercicios con otras armadas”, además de con los militares australianos, lo que le ha valido para asegurar que “la Armada, con este despliegue, ha demostrado su capacidad para mantener un barco fuera de nuestra zona durante un periodo largo de tiempo y sin sufrir ningún tipo de problema o avería”, indicó.
El militar también aseguró que el adiestramiento de los militares australianos con sus homólogos españoles fue “muy fluido, con unos 40 efectivos cada vez que salíamos a navegar, compartiendo las tareas y se ha establecido una relación de amistad y fraternidad entre ambos”. 
Al mismo tiempo, incidió en que “la impresión que ha dejado el buque y su dotación en Australia, tal y como nos han trasmitido sus mandos, ha sido muy buena”, aseguró el capitán de fragata, ayer, en el arsenal ferrolano.
Al igual que Gonzalo Villar, Vila también quiso hacer referencia al ámbito comercial de la misión y aseguró que “es un orgullo cada vez que recalan en un puerto extranjero, poder enseñar y presumir de la alta tecnología que tiene”, en alusión a la fragata que fue construida en los astilleros de Navantia Ferrol. 
“Hemos realizado visitas en todos los puertos en los que hemos estado, con la presencia de personal de otras marinas y de la industria naval, que han quedado impresionados”, explicó.
Gonzalo Villar también adelantó que en los próximos meses las fragatas con base en Ferrol “tendrán un intenso programa de actividades”.
Así, destacó la partición de unidades “en la agrupación número 2 de la OTAN, en el Mar Mediterráneo, en la lucha contra el terrorismo y crimen organizado”, además de “en los ejercicios de más alto nivel que hay actualmente de defensa contra misiles balísticos, en donde esta escuadrilla tiene una capacidad única”. l