• Jueves, 14 de Diciembre de 2017

El contrato para la vía férrea a Caneliñas sitúa en junio el inicio de su construcción

Los primeros trabajos de construcción de la línea férrea que unirá las dársenas interiores de Curuxeiras con el puerto exterior de Caneliñas darán comienzo el próximo mes de junio. Es la principal novedad que aporta la firma

El contrato para la vía férrea a Caneliñas sitúa en junio el inicio de su construcción
José María Roig –izquierda– y José Manuel Vilariño, ayer tras la firma | apfsc
José María Roig –izquierda– y José Manuel Vilariño, ayer tras la firma | apfsc

Los primeros trabajos de construcción de la línea férrea que unirá las dársenas interiores de Curuxeiras con el puerto exterior de Caneliñas darán comienzo el próximo mes de junio. Es la principal novedad que aporta la firma, ayer, entre la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao y la unión temporal de empresa formada por Copasa, Ogmios y Geotúnel tras despejarse definitivamente el proceso de adjudicación, paralizado hasta la pasada semana por las alegaciones presentadas por Acciona.
Superado el trámite administrativo, los responsables de ambas partes, José Manuel Vilariño y José María Roig rubricaron el contrato, sujeto a un presupuesto de poco menos de 72,5 millones de euros (sin IVA).

La cobertura económica de la inversión, que permitirá optimizar la explotación del puerto exterior de cabo Prioriño, de forma especial en lo que al tráfico de contenedores se refiere, está garantizada por un crédito del Fondo Financiero de Accesibilidad Terrestre por un importe máximo de 79 millones de euros.
El acceso ferroviario supone la construcción de un ramal que conectará mediante doble ancho de vía las dos dársenas de la ciudad naval en un trazado que discurrirá de forma paralela a la ya existente red ferroviaria en el muelle Cerramiento Norte. Con una longitud de 6,4 kilómetros, de los 5,6 discurrirán bajo tierra mediante un túnel que atravesará los montes de Brión desde A Graña hasta la explanada del puerto exterior, la actuación se configura como la más ambiciosa infraestructura abordada tras la conclusión de las instalaciones de Caneliñas.


La lámina de agua de A Malata será salvada mediante un puente de 300 metros de longitud cuyo diseño, con cuatro pilares sobre el cauce, minimiza los efectos sobre el medio ambiente marino. La obra implicará además la instalación de una planta de machaqueo y hormigón destinada a garantizar el aprovechamiento del material inerte resultante de la excavación, así como la elaboración del aglomerado de hormigón para los trabajos de sostenimiento y revestido del túnel. Los trabajos en este último se iniciarán una vez concluido el puente.