El Concello rechaza las peticiones de las Anpas para los comedores escolares

La Federación de Anpas de Centros Públicos de Ferrolterra ha expresado su malestar con el pliego de condiciones para la contratación del servicio de atención a los comedores escolares de los centros educativos de la ciudad, que se encuentra actualmente a licitación.

El Concello rechaza las peticiones de las Anpas para los comedores escolares
Los centros escolares de la ciudad cuentan con comedores escolares, con servicio tanto de desayuno como de comida | jorge meis
Los centros escolares de la ciudad cuentan con comedores escolares, con servicio tanto de desayuno como de comida | jorge meis

La Federación de Anpas de Centros Públicos de Ferrolterra ha expresado su malestar con el pliego de condiciones para la contratación del servicio de atención a los comedores escolares de los centros educativos de la ciudad, que se encuentra actualmente a licitación, tras la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia y que, explica, no ha incluido las propuestas formuladas por este colectivo de padres.
Desde las Anpas se explica que el Concello, y el concejal de Educación, Suso Basterrechea, en particular, “non foi quen de cumprir a promesa feita a esta federación de incluír en dito prego as poucas pero importantes demandas de seguridade que as familias e comunidades educativas da cidade fixeron chegar ao Concello a través desta federación”.
De este modo, explican que tras varios meses de reuniones –la primera tuvo lugar el pasado 7 de abril– no se admitieron sus propuestas y se prefirió, explica la Federación, “non abandeirar esta loita das familias usuarias dos comedores escolares, deixándoas orfas diante das empresas que xestionan este servizo”.
 

Demandas
Las Anpas indican que con sus propuestas buscaban una mínima seguridad para los niños usuarios de los comedores escolares, por eso, reclamaban que se incluyese en el pliego de prescripciones técnicas un mínimo de dos personas monitoras en los desayunos y en las comidas y que la ratio para incorporar una tercera persona se decidiese por el cómputo diario y no mensual, como se viene haciendo hasta ahora. Los padres entienden que no se puede esperar un mes para saber si tiene que incorporar o no a un monitor más y el número de usuarios cambia cada día y es conocido por la empresa a primera hora de la mañana.
Aunque las dos medidas pudiesen parecer una merma para las empresas que pueden optar a este servicio, la Federación de Anpas considera que se cubrirían ampliando el contrato de trabajo de las personas subrogadas tan solo en hora y media, y no de todo el persoal, ya que hay centros que por la ratio de niños ya cuentan con dos personas. Una vez publicado en el BOP la licitación del servicio, las Anpas han visto que no se recogían sus peticiones, por lo que insisten en que se plasmen estas medidas “que farán que os nenos fagan uso dun servizo cunha xestión municipal con garantías para a súa seguridade”.
Las asociaciones de padres de alumnos, que remitieron estas peticiones a la concejalía de Educación tras haber adoptado el acuerdo por mayoría, criticaron además la actual actitud del ejecutivo local y además apuntaron que “de que serve presumir de ser o único goberno que consulta ás familias e comunidade educativa se non se ven as súas reivindicacións”.