• Lunes, 11 de Diciembre de 2017

El Concello confía en que Defensa asuma la reurbanización del cuartel

El convenio entre el Concello de Ferrol y el Ministerio de Defensa para la trasmisión de propiedades desafectadas de usos militares a manos municipales continúa vigente, al menos por el momento, y, “se non resulta prexudicial para ós intereses da cidade” seguirá adelante aunque con las pertinentes adendas para mejorarlo.

El Concello confía en que Defensa asuma la reurbanización del cuartel

El convenio entre el Concello de Ferrol y el Ministerio de Defensa para la trasmisión de propiedades desafectadas de usos militares a manos municipales continúa vigente, al menos por el momento, y, “se non resulta prexudicial para ós intereses da cidade” seguirá adelante aunque con las pertinentes adendas para mejorarlo.


Así lo dio a entender el alcalde, Jorge Suárez, al término de la reunión mantenida ayer en el espacio de la Alcaldía con el director gerente del Invied, Atilano Lozano Múñoz; el subdirector de Enajenación, Alfonso Romero; y el secretario general, Álvaro Barón, y en la que también estuvo presente la responsable de las políticas urbanísticas del Concello, María Fernández Lemos.


Suárez indicó que la pieza clave del convenio continúa siendo el antiguo acuartelamiento Sánchez Aguilera y, a este respecto, Defensa está elaborando un proyecto y se producirá un intercambio de información tanto sobre la urbanización como acerca de la posible demolición de los inmuebles.


El alcalde indicó que “en función diso veremos se o convenio cumple coas expectativas para a cidade”. Así, Suárez explicó que son espacios que carecen de un buen mantenimiento y “canto antes desapareza o tapón urbanístico do Sánchez Aguilera mellor”, por eso, aseguró, “traballaremos cooperativamente para buscar unha solución satisfactoria”.

Urbanización y demolición
El proyecto para el Sánchez Aguilera pasaría, probablemente, por la demolición de los edificios, aunque el alcalde fue cauto al indicar que todavía falta por presentar la propuesta por parte de Defensa. “Aínda non sabemos os datos”, explicó, pero parece ser que la intención sería derribar “bastantes edificios ou todos”, toda vez que, como indicó el regidor local, la mayoría está en ruinas y son edificaciones en las que está presente el amianto.


La propuesta pasaría por un protocolo de actuación para el desarrollo de la urbanización del Sánchez Aguilera, estimada en doce millones. Sin esa urbanización sería inasumible, indicó Jorge Suárez, ya que son propiedades que ya están exentas de IBI y se están manteniendo desde el Concello. Tras la reunión, se espera que “vaia ser así e que o protocolo incluirá urbanización e demolición por fases”.


Si el proyecto que presenta Defensa es aceptado, pese a suponer cambios, no sería preciso cambiar la reparcelación del Sánchez Aguilera. A este respecto, el regidor indicó que “hai un proxecto xa elaborado e solo falta a aprobación inicial plenaria, pero estamos á espera do protocolo de colaboración entre administracións para ver se o que se oferta desde o Ministerio é bo para Ferrol”.


Tal y como está redactado actualmente el convenio contempla la construcción de un centro comercial y nuevas edificaciones, algo con lo que el ejecutivo local no parecía estar de acuerdo inicialmente. De todos modos, como explicó Suárez, “dende o punto urbanístico actual é difícil que se vaia executar, pero analizaremos calquera posibilidade, do mesmo xeito que eles tamén”.

Polígono de Mandiá
Aunque la negociación del convenio versa casi exclusivamente sobre el Sánchez Aguilera, también se estudiará el uso dotacional o industrial del polígono de Mandiá.


Suárez señaló a este respecto que ambas partes están interesadas en que pase a manos municipales ese espacio, contemplado en el plan industrial de la Xunta de 2008, como industrial. Con esta consideración el Concello tendría que efectuar cambios en su plan de Urbanismo, “xa que nós non o incluimos como tal e para evitar xerar plusvalías innecesarias”.


Antes de que el convenio pueda entrar en vigor será preciso analizar qué tipo de adendas o modificaciones se efectuarán, ya que si estas son importantes sería, indicó el alcalde, “denunciar o convenio e perdería vigor”. Lo que no se descarta son nuevos convenios complementarios en los que podría entrar, por ejemplo, el edificio de Canido que ocupa actualmente Aspaneps, que sería, explicó Suárez, “interesante para a cidade tamén pero formaría parte doutro acordo”.


La apuesta municipal, en el caso de que ajuste la propuesta del Ministerio a las necesidades de Ferrol, sería modificar el convenio actual para que no se produjesen más retrasos considerables, aunque, matizó el regidor local, “se os informes din que o convenio non é bo non o imos asumir, pero cremos que é imprescindible recuperar espacios para o desenvolvemento urbanístico da cidade”.