Como pez en el agua a sus 91 años

Compañeros, familiares y trabajadores de Be One A Malata le recibieron con pancartas a su salida del vestuario | jorge meis

Vicente Dopico acudió ayer, como hace habitualmente tres veces por semana, a la piscina municipal de A Malata, ajeno a que la mañana no sería como la de un día normal.

Vicente Dopico acudió ayer, como hace habitualmente tres veces por semana, a la piscina municipal de A Malata, ajeno a que la mañana no sería como la de un día normal. Dado que el pasado día 3 cumplió 91 años –hecho que le convierte en el usuario más antiguo del complejo deportivo gestionado por Be One y lleva más de una década acudiendo a las instalaciones–, familiares y trabajadores del centro quisieron homenajearle por su su “vitalidad y ganas de sentirse participativo en todas las actividades de la vida diaria”.
“Non o merezo, non o merezco, moitas gracias” declaró sorprendido y emocionado el protagonista a la salida del vestuario cuando encontró a sus familiares, monitores y compañeros de largos aplaudiéndole y portando pancartas de felicitación con frases como “Eres el mejor”, “Admirable” o “Tú eres especial y punto”.
El gancho para organizar todo esto fue su nieta que, haciéndole creer a Vicente que estaba interesada en anotarse a alguna de las clases del centro, le acompañó ayer sobre las diez de la mañana sin levantar ninguna sospecha. Tras los aplausos, besos y abrazos, el activo nonagenario recibió de manos del director de Be One A Malata, Antonio Salazar, una placa conmemorativa de recuerdo. Acto seguido, fue el turno de pasar a la acción, por lo que los usuarios que en un día normal  acompañan a Vicente en el agua, ayer le animaron desde fuera en los primeros minutos para que él fuese el auténtico protagonista. Aunque normalmente utiliza un cinturón de espuma, esta vez decidió prescindir de él, lo que provocó más risas y vítores pero que no sorprendió a los allí presentes, pues siempre prefiere subir las escaleras del centro porque “o ascensor é para vellos”.
“Es un ejemplo a transmitir por  el dinamismo que desprende; parece mentira la vitalidad que tiene y su lucidez”, aseguró Salazar. l