• Viernes, 20 de Octubre de 2017

“Me comentaron que el Auditorio de Ferrol tiene una acústica fuera de lo común”

CÉSAR ALBELO TENOR

Celso Albelo, conceptuado actualmente como el “número uno de los tenores españoles” ofrecerá mañana en el Auditorio de Ferrol un recital de arias de ópera, romanzas de zarzuela.

“Me comentaron que el Auditorio de Ferrol tiene una acústica fuera de lo común”
El artista de origen canario debutará el próximo enero en el Metropolitan de Nueva York
El artista de origen canario debutará el próximo enero en el Metropolitan de Nueva York

Celso Albelo, conceptuado actualmente como el “número uno de los tenores españoles” ofrecerá mañana en el Auditorio de Ferrol un recital de arias de ópera, romanzas de zarzuela y canciones, acompañado del pianista Juan Francisco Parra. Una actuación que forma parte del ciclo “Ferrol en clave lírica”, organizado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento. Celso Albelo es considerado uno de los mejores tenores de la actualidad y continuador de la huella de los grandes cantantes españoles, siendo un lujo poder disfrutar por primera vez en nuestra ciudad de su voz y su música.

¿Qué significa para usted cantar en Ferrol?
Nunca he tenido la oportunidad de venir, por diversos motivos, aunque sí he estado en Galicia, soy un asiduo en el Festival de Ópera de A Coruña. Voy a tratar de ofrecer lo mejor y que el público pueda valorar el esfuerzo.

Este recital será grabado. Recorriendo usted los escenarios de todo el mundo ¿Qué le lleva a elegir nuestro recién estrenado Auditorio para realizar esta grabación?
El director artístico del Festival de Ópera de A Coruña me comentó que el Auditorio de Ferrol cuenta con una acústica fuera de lo común en el sentido positivo. Yo confío en él decididamente.

Interpretará romanzas de zarzuela, arias de afamadas óperas y canciones. ¿Es un programa enfocado al gusto del gran público?
Sí. Un porcentaje altísimo de mi repertorio se basa en la ópera, pero siempre me ha gustado la canción, sobretodo con texto en español, así que este concierto será un viaje a través de ella con incursiones a los compositores sudamericanos, es una nostalgia entre dos orillas, la de España y la de América. No puedo olvidar el ser canario…

Efectivamente, usted nace en Santa Cruz de Tenerife. ¿Ha influido de alguna manera este hecho en su carrera?
En las Islas hay una tradición fol-klórica muy fuerte. Todo el mundo toca algún instrumento, canta…Somos extrovertidos y por nuestra tierra pasa mucha gente que deja influencias de todo tipo.

¿Cómo inicia Celso Albelo su vocación como cantante?
Yo estudiaba Historia del Arte. Mi carrera musical fue algo imprevisto y paulatino. Puede decirse que los derroteros de la vida me llevaron hasta aquí, mientras paso a paso iba profundizando y mejorando. Tuve la oportunidad y probé.

También han influido encuentros que han favorecido esta trayectoria...
Hay dos figuras fundamentales en mis inicios y aún ahora. Carlo Bergonzi, un Maestro del que aprendí muchas cosas y Leo Nucci, con el que llevo diez años trabajando y compartiendo agente.

Dicen de su voz que tiene gran cuerpo, homogeneidad y un timbre brillante y atractivo. ¿Qué opina usted al respecto?
No soy vanidoso. A la gente le gusta mucho catalogar este tipo de cosas. Por mi parte con la voz que tengo intento hacerlo lo mejor posible.

¿Con qué compositor y con qué papeles  se siente más identificado?
Tengo la suerte de enamorarme de los personajes que hago en cada momento, pero es obvio que soy conocido sobretodo por mi forma de interpretar fundamentalmente a Bellini y Donizetti, con los que me encuentro especialmente cómodo.

Debutó usted con el Duque de Mantua de Rigoletto (Verdi), en Busseto, junto a Leo Nucci. ¿Cómo recuerda ese momento?
Fue en junio, en un espacio abierto. Hacía un calor terrible y yo estaba tremendamente nervioso y emocionado. Entendí por qué Leo Nucci es Leo Nucci.

Desde entonces comienza su periplo internacional, recorriendo los escenarios de los teatros más importantes del mundo.
Sí. Todos los grandes teatros. La Scala de Milán, La Fenice de Vencia, el Covent Garden, la Ópera de Viena… El único que me falta es el Metropolitan y en él debuto en enero, con lo que estoy muy contento. Es un reto pero que llega en un buen momento. Lo asumo con tranquilidad.

También ha compartido escena con muchos de “los grandes”, “la Bartoli”, Plácido Domingo… ¿Cómo se vive esta experiencia?
Ellos lo hacen todo bastante sencillo. Realizan con normalidad su trabajo, pero cuando cantan se empieza a entender por qué están allí.

Ha recibido también importantes y prestigiosos premios El Premio Ópera Actual 2008, el Oscar de la Lírica de la Fundación Verona per l´Arena… ¿Qué significa esto para usted?
Mi mejor premio ha sido ser papá (ríe). Los otros premios significan la seriedad a la hora de hacer las cosas. Soy consciente del compromiso de un continuo trabajo para ofrecer siempre la mejor versión de mí.

Y ya por último. En su brillante carrera ¿Cuáles son sus nuevas aspiraciones?
Es importante la seriedad, la disciplina, pero también divertirse. Eso es lo que pretendo e intentar dar el cien por cien, en el Metropolitan y aquí en Ferrol.