• Viernes, 20 de Octubre de 2017

Las carrilanas llevaron la velocidad y emoción a la bajada a San Mamede

Es uno de los eventos más importantes de los que se celebran cada verano en el Concello de Valdoviño y así quedó ayer demostrado por la gran cantidad de personas  que, un año más, siguieron la XXI edición de la Baixada de Carrilanas a San Mamede-Gran Premio Concello de Valdoviño.

Las carrilanas llevaron la velocidad y emoción a la bajada a San Mamede
Tres voluntarios corren a auxiliar a uno de los vehículos, afectado por una avería | emilio cortizas
Tres voluntarios corren a auxiliar a uno de los vehículos, afectado por una avería | emilio cortizas

Es uno de los eventos más importantes de los que se celebran cada verano en el Concello de Valdoviño y así quedó ayer demostrado por la gran cantidad de personas  que, un año más, siguieron la XXI edición de la Baixada de Carrilanas a San Mamede-Gran Premio Concello de Valdoviño. El ambiente comenzó ya por la mañana, con la disputa de una prueba que cada año suscita mayor interés. Se trata del descenso infantil (para niños de 6 a 13 años) y el de correpasillos (de 1 a 5). Unos 40 participantes, entre ambas categorías, dieron forma a una carrera en la que los pequeños mostraron su destreza a bordo de sus vehículos sin motor.
Por la tarde fue el turno para la Baixada oficial, con los 70 competidores inscritos –procedentes de diferentes lugares– en liza. Dos tandas, con un desfile humorístico entre ambas –la novedad de este año– llevaron la velocidad y la emoción a un tramo de 1.300 metros sobre el que los participantes demostraron sus habilidades con el fin de lograr la mejor clasificación en una cita puntuable para la Copa de España de Deportes de Inercia. l