El Bloque rechaza el “urbanismo a la carta” que el gobierno ofrece a Inditex

El inmueble que ocupó en su día Zara Hombre está sin actividad | d. alexandre

Mientras comerciantes y gobierno local quieren aprovechar hasta el último momento para intentar que Zara no deje el centro de la ciudad, el establecimiento de la cadena Inditex no parece dispuesto a dar marcha atrás y su presencia en Ferrol tiene ya fecha de caducidad.

Mientras comerciantes y gobierno local quieren aprovechar hasta el último momento para intentar que Zara no deje el centro de la ciudad, el establecimiento de la cadena Inditex no parece dispuesto a dar marcha atrás y su presencia en Ferrol tiene ya fecha de caducidad.
Entre las posibilidades que el ejecutivo de Jorge Suárez planteaba –y así quiere hacerlo efectivo en una entrevista solicitada por el Concello de cuya respuesta nada se sabe– está la posible modificación en el Plan Xeral de Ordenación Municipal para que el edificio propiedad de Inditex –no el que ocupa actualmente sino el que posee a solo unos metros del actual y de mayor interés arquitectónico– pudiese albergar un Zara de mayor tamaño, una posibilidad que ahora no se plantea ya que solo tendría un bajo y una planta como comercial, lo que impediría la expansión.
Esta medida, que no parece tener oposición por parte de los comerciantes, conocedores de la postura desde la celebración de la Mesa de Comercio de la pasada semana, sí ha suscitado críticas desde el grupo municipal del BNG. Hace unos días, su portavoz, Iván Rivas, proponía medidas –que serán llevadas a pleno– para potenciar el comercio en la ciudad, como bonificaciones para los bajos con actividad y penalizaciones en el IBI para los      desocupados, pero en ningún caso vinculadas a favorecer a una empresa del tamaño de Zara ni de las posibilidades de Inditex. Por esta razón, el BNG de Ferrol ha manifestado su total oposición a “facer urbanismo á carta” para satisfacer los intereses de empresas privadas.
De este modo, desde el BNG recuerdan al gobierno de Suárez que las recalificaciones tienen que ser justificadas y, apunta, es evidente que en el barrio de A Magdalena no hay déficit de locales comerciales, con lo cual la justificación de incrementar los usos en este ámbito de la ciudad es de difícil argumentación. Asimismo, asegura la formación nacionalista, “o feito de que se tome unha decisión en exclusiva a respecto dun propietario en particular e non se adopte ningunha medida para resolver o nivel de desocupación de baixos baleiros demostra que os intereses que defende o goberno local están moi lonxe de ser os dos vecinos e que se centran en defender os das grandes empresas”.
El BNG se pregunta por las “concesións” a las que está dispuesto a llegar el ejecutivo para permitir que una empresa como esta pueda seguir desarrollando su actividad comercial en la ciudad y si tiene previsto llevarlas a cabo sin consultar con ninguno de los demás grupos municipales que conforman la corporación.
El BNG rechazaba hace unos días la posibilidad de que, como en otras localidades, se pudiese plantear la posibilidad de una rebaja en el IBI “para unha das maiores trasnacionais do mundo” y ahora, tras conocer la propuesta de modificación del PXOM no duda en asegurar que “a realidade supera á ficción". l