• Viernes, 20 de Octubre de 2017

Bartolomé Pozas Soler

juan josé burgoaEl 11 de octubre de 1872, cuatro meses antes que en el resto de España, se proclamó en Ferrol la República Federal. En esa fecha el brigadier Bartolomé Pozas, militar catalán que evolucionó desde el carlismo al republicanismo

Bartolomé Pozas Soler
El levantamiento en el Arsenal de Ferrol
El levantamiento en el Arsenal de Ferrol

El 11 de octubre de 1872, cuatro meses antes que en el resto de España, se proclamó en Ferrol la República Federal. En esa fecha el brigadier Bartolomé Pozas, militar catalán que evolucionó desde el carlismo al republicanismo federal, con el apoyo de otros compañeros militares, algunos retirados, y de destacados miembros del Partido Republicano, se alzó en armas en el Arsenal ferrolano contra el gobierno de Amadeo I de Saboya.
Bartolomé Pozas (en su documentación militar a veces aparece referenciado como Poses) Soler nació el año 1815 en San Quirce de Safaja, localidad de Barcelona. En noviembre de 1836 era subteniente del ejército carlista. El año 1840, tras el Convenio de Vergara, tuvo que emigrar a Francia. El año 1847, una vez reanudada la guerra a favor del primogénito del pretendiente Carlos, regresó como primer comandante del nuevamente formado ejército carlista.
Muy pronto, el 4 de diciembre del año 1848, siendo ya coronel, cambió de bando, reconociendo a la reina Isabel II, mientras organizaba con las fuerzas que mandaba un Batallón de Cazadores, con el que contribuyó a la pacificación del Principado de Cataluña. Debido a ello, el entonces Capitán General Manuel de la Concha le confirmó su grado de coronel del ejército de la monarquía. Con ese empleo desempeñó diversos destinos en territorio peninsular, siendo destinado en julio de 1853 al cuerpo de Estado Mayor en Madrid, lugar donde el año 1858 pasó a situación de retiro.
El año 1869, con el general Prim en el poder, Bartolomé Pozas reingresó en el servicio activo. Tras diversas vicisitudes, que incluyeron su participación en una insurrección federal en Valls, Tarragona, fue condenado en Consejo de Guerra y de nuevo separado del ejército. En el mes de Febrero de 1872 aparece en Ferrol donde se puso en contacto con jefes y oficiales militares, varios de ellos de ideas republicanas.
Llegado el 11 de cctubre de 1872, Bartolomé Pozas, titulado de Brigadier, auxiliado como segundo jefe por Braulio Montojo, Capitán de Fragata retirado, se alzó contra el gobierno de Amadeo I de Saboya. En la madrugada de ese día, al frente de un reducido número de militares retirados y miembros del Partido Republicano Federal, el brigadier Pozas entró en el Arsenal militar por la Puerta del Dique, proclamando la república, deteniendo al comandante del Arsenal Victoriano Sánchez Barcáiztegui y permitiendo la salida a los militares que no apoyaban el levantamiento.
El número de sublevados fue en aumento, llegando hasta unas 2.000 personas pertenecientes a personal militar y de Maestranza de la Armada, en una época en la que Ferrol contaba con unos 30.000 habitantes.
Mientras las autoridades civiles y militares, entre las que se encontraba el alcalde José Calvet, no consideraron oportuno proclamar el estado de guerra, especialmente por la escasez de tropas de guarnición en la ciudad, en la mañana del 12 de cctubre fue nombrada una Junta Municipal presidida por el conocido republicano ferrolano Francisco Suárez García.
Previamente los insurrectos, al frente de Bartolomé Pozas, recorrieron las calles de Ferrol portando banderas rojas y estandartes republicanos.
Sin embargo, el pronunciamiento tuvo una corta vida, escasamente una semana, al ser abortado por las tropas enviadas desde A Coruña por el Capitán General de Galicia, José Sánchez Bregua. En la tarde del día 13 entró en Ferrol una primera fuerza armada de 750 hombres que restablecieron a la anterior corporación municipal, proclamándose al día siguiente el estado de guerra en la ciudad.
Fracasadas las tentativas para llegar a un acuerdo, mientras llegaban nuevos refuerzos a Ferrol, los sublevados se hicieron fuertes en el Arsenal militar, comenzando el 15 de Octubre los enfrentamientos. Finalmente el día 17 las fuerzas regulares de Sánchez Bregua tomaron el Arsenal, deteniendo a unos 400 sublevados, mientras que el resto huía en remolcadores y lanchas hacia la otra banda, desembarcando en O Seixo. Mientras que un importante número de sublevados fue capturado en la zona de Pontedeume, el brigadier Bartolomé Pozas logró escapar a Portugal y Francisco Suárez consiguió llegar a Madrid, fracasando de esta forma la insurrección. De todas formas Ferrol pasó a la historia como la primera ciudad republicana de España.
Curiosamente, importantes dirigentes nacionales republicanos como Francisco Pí y Margall condenaron este levantamiento en las Cortes de Madrid, por lo que sus promotores tuvieron que huir a Madrid, Portugal e incluso a Ultramar. En especial, Bartolomé Pozas estuvo exiliado en Portugal hasta que en febrero del siguiente año 1873, una vez proclamada la república, se trasladó a Madrid. Previamente se había registrado la activa presencia del militar catalán en el sur de Galicia apoyando movimientos insurreccionales.
En lo que se refiere a posteriores actuaciones de Pozas Soler se conoce que tuvo una actuación destacada en el movimiento cantonal de Cartagena, donde fue nombrado Gobernador Militar de la plaza en julio del año 1873, siendo posteriormente dado de baja en el Estado Mayor del Ejército por el nuevo presidente de la República Nicolás Salmerón. Según la documentación presentada por su viuda Margarita Lozano, Bartolomé Pozas Soler falleció en julio de 1878.
Tanto Guillermo Llorca en el capítulo “Ferrol Contemporáneo” de la Historia de Ferrol, como Alfonso Gomis en su publicación “La insurrección de Ferrol de 1872” se extienden en los pormenores de la sublevación republicana así como en la biografía del promotor de la misma, el brigadier Bartolomé Pozas.