• Domingo, 17 de Diciembre de 2017

Las asambleas de las auxiliares votan hoy si desconvocan la huelga indefinida

Todas las partes involucradas en el conflicto de la industria auxiliar del sector naval acudieron ayer a una reunión promovida por el Consello Galego de Relacións Laborais en Ferrol en la que se intentó buscar una salida dialogada

Las asambleas de las auxiliares votan hoy si desconvocan la huelga indefinida
Las negociaciones de ayer entre representantes de Navantia, CCOO, UGT, CIG y patronal se alargaron durante más de cinco horas en el Campus de Esteiro | d. alexandre
Las negociaciones de ayer entre representantes de Navantia, CCOO, UGT, CIG y patronal se alargaron durante más de cinco horas en el Campus de Esteiro | d. alexandre

Todas las partes involucradas en el conflicto de la industria auxiliar del sector naval acudieron ayer a una reunión promovida por el Consello Galego de Relacións Laborais en Ferrol en la que se intentó buscar una salida dialogada para desbloquear la actual situación de huelga, que cumplió ayer su quinto día de convocatoria con las factorías de Navantia paralizadas.
Después de cinco horas de negociación, reuniones simultáneas y conversaciones a dos y tres bandas, CCOO, UGT, patronal, Navantia y CIG lograron sacar adelante una propuesta que será sometida hoy a votación en dos asambleas (12.00 horas en las puertas de los dos astilleros) con los trabajadores de las auxiliares del naval de la comarca.


La petición que todas las partes hacen al sindicato nacionalista es que desconvoquen la huelga y otorgue cinco semanas de plazo para sacar adelante un nuevo documento que regule las condiciones de subcontratación dentro del astillero. La contrapartida, en el caso de acabar con los paros, es que el acuerdo tendrá “efectos económicos retroactivos” y que “será vinculante para el convenio provincial del metal”, explicó Ramón Alfonzo, uno de los principales interlocutores de la CIG en este conflicto.
Tras la mediación, el responsable de la federación de Industria de CCOO en Galicia, Víctor Ledo, se congratuló del resultado de la jornada e insistió en que el acuerdo suscrito ayer ante la presidenta del Consello Galego de Relacións Laborais viene a “validar la hoja de ruta que los tres sindicatos y la patronal” habían marcado el pasado 8 de junio.
“Hoy se ha vuelto a ratificar en esta mesa que los acuerdos que salgan de la negociación serán incorporados al convenio y tendrán rango de ley, como venimos asegurando desde el principio”, insistió Ledo, quien apuntó “que estos 5 días de paro en las factorías se podrían haber evitado, porque no tenía sentido”.


José Ramón Franco, presidente de la Asociación de Empresarios de Ferrolterra, entidad que representa a la mayoría de empresas auxiliares, consideró que “la situación es mejor que antes de la reunión”, aunque recordó que todo dependerá de lo que se vote en las asambleas de este mediodía. “Nos quedamos con la incógnita”, concluyó el representante de la patronal.
Posiciones
Antes de esta mediación la dirección de Navantia volvió a pronunciarse sobre la situación y calificó el paro como de una “enorme gravedad” al tiempo que advirtió de “las severas consecuencias que tiene para el futuro del sector naval en la comarca, para su desarrollo económico y el empleo”.


Los responsables del astillero público explicaron en un comunicado que las jornadas de huelga afectan a “los programas en marcha”, tanto en la construcción naval como de eólica marina, así como al sector de reparaciones dado que “pone en juego parte de los 1.000 empleos que el negocio genera anualmente”. Además, recordó que puede motivar “incurrir en penalidades económicas por incumplimiento de plazo”.
El presidente de Cofer, Cristóbal Dobarro, valoró desde una perspectiva similar el actual conflicto y recordó que “todo lo que está pasando en Ferrol está siendo mirado con lupa” por aquellas empresas y estados con las que estamos trabajando. “Si no cumplimos con el plazo que Iberdrola nos ha marcado para las “jackets”, por ejemplo, no volveremos a tener otra oportunidad en este sector”. Dobarro, instó al diálogo entre las partes y pidió que los agentes sociales cumplan los acuerdos que se alcancen por mayoría representativa.
Tras cinco días de huelga el alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, salió ayer en defensa de los trabajadores de la industria auxiliar de Navantia y aseguró que apoya “sin fisuras estas reivindicaciones” de los empleados.
Sin embargo, no quiso pronunciarse sobre la convocatoria de huelga indefinida. “No entrar la valorar la estrategia que está llevando a cabo cada sindicato”, afirmó Suárez para, a continuación, añadir que “no deben de ser los políticos los que confundan la lucha entre trabajadores”.


Frente a esto, señaló que a los representantes públicos les corresponde respaldar al personal frente a “una situación que empeora sus condiciones laborales”.
Por su parte, el portavoz del grupo municipal del BNG de Ferrol, Iván Rivas, catalogó de “mezquino” que la dirección de Navantia y los empresarios hayan acusado los trabajadores de poner en peligro el sector naval de Ferrolterra por “desarrollar una huelga legitimada”.
Además, instó a todos los grupos del consistorio a que “se expresen de forma clara y contundente a favor de la huelga y del cumplimiento de los acuerdos” para que los vecinos de Ferrol no tengan que trabajar en “en condiciones de esclavitud”.