• Domingo, 04 de Diciembre de 2016

El alcalde pide que se ponga freno a la “locura” de airear la vida política local

Ninguno quiere echar leña al fuego, ni el alcalde, Jorge Suárez, ni la portavoz socialista, Beatriz Sestayo, sin embargo las declaraciones de ambos siempre dejan la puerta abierta a una respuesta que, en plena “batalla no fango”, como la definió el regidor local, nunca da por zanjada la disputa.

El alcalde pide que se ponga freno a la “locura” de airear la vida política local
Las relaciones entre el alcalde, Jorge Suárez, y la portavoz socialista, Beatriz Sestayo, son tensas desde la ruptura del pacto	j.m.
Las relaciones entre el alcalde, Jorge Suárez, y la portavoz socialista, Beatriz Sestayo, son tensas desde la ruptura del pacto j.m.

Ninguno quiere echar leña al fuego, ni el alcalde, Jorge Suárez, ni la portavoz socialista, Beatriz Sestayo, sin embargo las declaraciones de ambos siempre dejan la puerta abierta a una respuesta que, en plena “batalla no fango”, como la definió el regidor local, nunca da por zanjada la disputa.
Las versiones de Suárez y de Sestayo señalan al contrario como único culpable de la ruptura del pacto de gobierno, un acuerdo del que ninguna de las dos parte se arrepiente y consideran que era bueno, pero que no ha podido continuar. En el caso del alcalde el divorcio político solo señala a una persona, la portavoz socialista, Beatriz Sestayo, argumentando que “cando tres das cinco persoas que encabezan unha lista –en relación al número dos, Felipe Sas; la número tres, María Fernández; y la cinco, Rosa Méndez– consideran culpable á persoa que encabezaba o proxecto está todo dito”. Aun así, Suárez apuesta por “poñer freo a esta locura, a esta tolemia da vida intrínseca do goberno, de falar portas a fóra e non de portas adentro”, acusando, además, a la portavoz socialista de adicarse a conceder entrevistas “de Salsa Rosa ou Sálvame Deluxe da política local”.
Por su parte, Beatriz Sestayo, acusa al regidor de “ter empezado el esa tolemia” con las medidas tomadas “usurpando votos que non conseguiu nas urnas e cos que agora se pretende facer cos fichaxes da temporada de inverno”, refiriéndose de este modo a la permanencia en el gobierno de las dos concejalas que concurrieron como socialistas.
Si Suárez asegura que el pacto se estaba cumpliendo y que “era perfectamente asumible polas dúas formacións”, su hasta ahora socia de gobierno afirma todo lo contrario, “diferencias co contrato eléctrico, cunha tasa ilegalmente cobrada, co mercado de Caranza, etc” estaban consiguiendo, apuntó Sestayo, “que o pacto de goberno fixera augas por todas partes”.
Jorge Suárez habla de poner “punto final” a las discusiones, no si antes aclarar que, a su juicio, hay una cuestión clara: “co tema do transfuguismo se quere desviar o obxectivo das causas reais da ruptura do pacto e que son evidentes”. Para ejemplificar esa evidencia se limita a corroborar las palabras de Felipe Sas –exconcejal y número dos de la lista– en la entrevista concedida hace unos días, en la que aseguraba que “miembros del grupo socialista hicieron oposición al gobierno desde el primer día”, aun formando parte de él.
También al exedil Felipe Sas se refirió la portavoz socialista y aunque no quiso abundar en las “sorprendentes declaracións de Sas” no pudo evitar achacar estas a “relacións privadas nas que non vou entrar”.