• Sábado, 10 de Diciembre de 2016

El alcalde no se ve “un delicuente” pero evita disculparse con Sestayo

La reclamación del partido socialista de que el alcalde, Jorge Suárez, se disculpase por las declaraciones en las que comparaba los métodos de actuar de la secretaria xeral del PSOE y portavoz municipal

El alcalde no se ve “un delicuente” pero evita disculparse con Sestayo
Jorge Suárez y Beatriz Sestayo, en una comparecencia conjunta antes de su “divorcio” político	j.m.
Jorge Suárez y Beatriz Sestayo, en una comparecencia conjunta antes de su “divorcio” político j.m.

La reclamación del partido socialista de que el alcalde, Jorge Suárez, se disculpase por las declaraciones en las que comparaba los métodos de actuar de la secretaria xeral del PSOE y portavoz municipal, Beatriz Sestayo, como propias de Sicilia o Calabria y aludía incluso a la serie Narcos, han caído en saco roto y el alcalde, si bien optó ayer por no echar más leña al fuego, tampoco se disculpó.
Los calificativos del regidor, que también habló de que el hábitat en el que mejor se mueven algunos es “o fango e o esterco”, llevaron a que el PSOE local tomase las riendas de las quejas socialistas y exigiese disculpas por estas declaraciones que, lejos de aplacar los ánimos, definió como “propias de un delincuente”. Ninguno ha dado su brazo a torcer y el regidor local no quiso “afondar máis no tema” pero indicó que, en ningún caso, “me teño por un delincuente”.
Las declaraciones del partido socialista suponen, para el alcalde, “que cada un ten o seu hábitat e o seu ecosistema” pero en esta ocasión, matizó, “refírome a que un estamos no goberno e outros na oposición, e cada un ten que facer o seu traballo”.
El alcalde abre así un paréntesis en sus referencias a su exsocia, tras la tensión vivida en el pasado pleno cuando una enmienda del grupo socialista limitó las dedicaciones exclusivas del ejecutivo y dejó a la edil no adscrita María Fernández sin esta posibilidad. Además, la propuesta presentada por Beatriz Sestayo contó con el apoyo del Partido Popular, que sube así sus dedicaciones de tres a cinco.