• Viernes, 22 de Septiembre de 2017

Los afectados de linfedema cuentan con un nuevo servicio de fisioterapia

La Asociación Galega de Linfedema (AGL), entidad que forma parte de Cogami (Confederación Galega de Persoas con Discapacidade), acaba de inaugurar un nuevo servicio de fisioterapia especializado en linfedema –alteración del sistema linfático que produce un aumento

Los afectados de linfedema cuentan con un nuevo servicio de fisioterapia
Javier Agenjo en su clínica de la calle República Argentina, donde se realiza el programa de fisioterapia en Ferrol desde el mes de mayo | daniel alexandre
Javier Agenjo en su clínica de la calle República Argentina, donde se realiza el programa de fisioterapia en Ferrol desde el mes de mayo | daniel alexandre

La Asociación Galega de Linfedema (AGL), entidad que forma parte de Cogami (Confederación Galega de Persoas con Discapacidade), acaba de inaugurar un nuevo servicio de fisioterapia especializado en linfedema –alteración del sistema linfático que produce un aumento progresivo de la extremidad o región corporal con disminución de su capacidad funcional e inmunológica, aumento de peso y modificaciones morfológicas–, con el que pretende mejorar las capacidades de las personas afectadas por esta dolencia en siete localidades gallegas, entre ellas Ferrol.


Tal y como indica una de las integrantes de AGL, María Araujo, el linfedema es una enfermedad crónica que no cuenta con un tratamiento específico. “A súa medicación é o drenaxe linfático, un tratamento fisioterapéutico especializado. A persoa afectada se vai ao hospital cun linfedema avanzado, aparte das revisións periódicas, podería ter opción a un tratamento intensivo ao ano no mellor dos casos, pero non hai nada máis. Entón, a xente, pola súa conta ten que acudir a un fisioterapeuta de forma privada., polo que nós intentamos buscar unha forma de solucionalo”, explica.


Así, solicitaron una subvención a través de la fundación ONCE y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a través del 0,7% del IRPF. Partiendo de un total de 23.000 euros para utilizar durante todo este año, se buscaron fisioterapeutas especializados en linfedema –“que son moi poucos os que hai”– y, por el momento cuentan con 10 repartidos por toda la comunidad.


Uno de ellos es Javier Agenjo, que cuenta con una clínica en Ferrol (República Argentina, 41-47) y atiende a cuatro personas –de las cincuenta beneficiadas en toda Galicia– a través e este programa desde el pasado mes de mayo. “La mayoría de los que vienen son mujeres operadas de un cáncer de mama. Los linfedemas primarios –hereditarios o sin causa aparente– que hacen que las vías linfáticas estén dañadas afectan sobre todo a las piernas, por lo que la fisioterapia trata muy bien estos problemas”, explica el ferrolano, quien añade que lo que se realiza es un masaje –llamado drenaje linfático manual– para absorber el linfedema o hinchazón.


El tratamiento más aceptado a nivel internacional es la terapia descongestiva compleja, basada en el mencionado drenaje linfático manual, el vendaje multicapas, la presoterapia (opcional) y las prendas de contención.


La AGL subvenciona hasta un máximo de cuatro sesiones al mes de este programa conocido como de mantenimiento, pero también da la opción de, para los casos más graves, realizar un tratamiento intensivo, a mayores, durante un máximo de cinco días y una vez al año por paciente.


“Cando nunha consulta privada igual pagas 20, 30 ou 40 euros, coa subvención soamente se paga 5 euros, polo que é accesible practicamente a tódolos bolsillos e os pacientes con poucos recursos poderán acceder de forma gratuíta a este servizo tras presentar informes dos servizos sociais”, indica María Araujo. El único requisito es que la persona interesada se tiene que hacer socia de AGL –puede decidir si pagar 9, 18 o 30 euros trimestralmente– poniéndose en contacto con la entidad –986 505 443 o 630 024 428– para ser informados y recibir la información pertinente.


Uno de los puntos en los que la Asociación Galega de Linfedema quiere hacer más incisión es la población del rural, sobre todo mujeres, “porque hai menos recursos para poder realizar este tratamento, ás veces por falla de fisioterapeutas ou porque non se enteran de que hai estos servicios”, indica la integrante de la entidad con base en Vilagarcía de Arousa. Al mismo tiempo, todo aquel que no viva cerca de los puntos donde se encuentra la clínica privada a este programa, desde la asociación indican que se les debe comunicar el caso para intentar buscar una solución.


Una de las cosas que quiere dejar clara la AGL es que sí que existen especialidades en los hospitales pero no son suficientes. “Si existen unidades de linfedema pero nós o que reclamamos é que haxa protocolos específicos e máis fisioterapeutas especializados. Non hai estudios sobre o número de afectados por esta enfermidade; só temos unha estimación a raíz dun estudo que se fixo en Alemaña no 2003 que se extrapolou de España e de esta a Galicia onde se extrae que pode haber unhas 90.000 persoas”, explica Araujo.
El diagnóstico y el tratamiento precoz son fundamentales en estos casos por lo que la asociación demanda más coordinación para no dilatar el proceso más de lo necesario.


Consejos
El verano afecta de manera muy negativa a los linfedemas ya que el calor hace que el hinchazón se agrande aún más. Por esto, Javier Agenjo, quien apunta a que el tratamiento quirúrjico de los linfedemas es cada vez más común y efectivo, recomienda a los pacientes poner especial cuidado con las quemaduras y el sol en general, las heridas o arañazos, las picaduras, los pinchazos, los cortes... en la parte afectada para que no aparezcan agresiones.


No coger pesos y hacer sobreesfuerzos, no usar ropa apretada, dormir con la extremidad inferior ligeramente elevada, hacer ejercicio relajado, mantener el peso ideal con una dieta equilibrada o usar prendas de compresión diariamente y siempre limpias, son otras de las recomendaciones que da la AGL para la vida diaria.