• Domingo, 04 de Diciembre de 2016

Los “peques” tienen un nuevo “compi” en Castrelo de Miño

Castrelo de Miño, en Ourense, se convierte en el primer municipio gallego que obtiene el reconocimiento como Ciudad Amiga de la Infancia, que se mantendrá hasta el año 2020, y que otorga Unicef.

Los “peques” tienen un nuevo “compi” en Castrelo de Miño
El galardón reconoce que el Ayuntamiento de Castrelo de Miño mejora el bienestar de los niños	ep
El galardón reconoce que el Ayuntamiento de Castrelo de Miño mejora el bienestar de los niños ep

Castrelo de Miño, en Ourense, se convierte en el primer municipio gallego que obtiene el reconocimiento como Ciudad Amiga de la Infancia, que se mantendrá hasta el año 2020, y que otorga Unicef.


En el certamen de “Buenas Prácticas” celebrado paralelamente, fueron reconocidas las propuestas presentadas por el Ayuntamiento de Ourense, Ayuntamiento de Vigo, Fundación Meniños, escuela infantil Carricanta y escuela infantil Montealto, ambas de A Coruña.


La Secretaría permanente del programa hizo pública la resolución que reconoce el trabajo de los municipios a favor de los derechos de la infancia y adolescencia con el Sello de Reconocimiento de las Ciudades Amigas de la Infancia 2016-2020, otorgando dicha distinción a 55 municipios que lo reciben por primera vez.


El programa Ciudades Amigas de la Infancia (CAI) impulsado por Unicef Comité Español, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Instituto Universitario de Necesidades y Derechos de la Infancia y la Adolescencia (Iundia), pretende impulsar y promover la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño en el ámbito local, promocionar la participación de los niños y adolescentes en todos lo temas que les afectan, y fomentar el trabajo en red entre los distintos municipios que forman parte de esta iniciativa.


El objetivo es que “se diseñen e implementen políticas públicas eficaces” para mejorar el bienestar de los niños, “defendiendo sus derechos, y haciendo de las ciudades entornos más habitables, especialmente para los más jóvenes”, indican desde Unicef. n