• Miércoles, 26 de Julio de 2017

Un holograma “delgado” permitirá integrar el 3D en la electrónica

Un equipo australiano-chino creó el holograma más delgado del mundo, un hito para integrar la holografía 3D en la electrónica cotidiana como teléfonos inteligentes, ordenadores y televisores.

Un holograma “delgado” permitirá integrar el 3D en la electrónica
Los hologramas son un elemento básico de la ciencia ficción pero un desafío para los científicos | ep
Los hologramas son un elemento básico de la ciencia ficción pero un desafío para los científicos | ep

Un equipo australiano-chino creó el holograma más delgado del mundo, un hito para integrar la holografía 3D en la electrónica cotidiana como teléfonos inteligentes, ordenadores y televisores. Los hologramas 3D interactivos son un elemento básico de la ciencia ficción, pero el desafío para los científicos que tratan de convertirlos en realidad es el desarrollo de hologramas que sean lo suficientemente delgados como para trabajar con la electrónica moderna.

Ahora un equipo pionero dirigido por el profesor Min Gu, de la RMIT University, diseñó un nano-holograma que es simple de hacer, que se puede ver sin gafas 3D y es mil veces más delgado que un cabello humano.

“Los hologramas convencionales generados por computadora son demasiado grandes para dispositivos electrónicos, pero nuestro holograma ultrafino supera esas barreras de tamaño”, comenta el profesor, que añade que el nano-holograma desarrollado también se fabrica utilizando un sistema de escritura directa de láser simple y rápido, lo que hace que su diseño sea adecuado para usos a gran escala y fabricación en masa.

“Integrar la holografía en la electrónica diaria haría irrelevante el tamaño de la pantalla: un holograma 3D emergente puede mostrar una gran cantidad de datos que no encajan perfectamente en un teléfono o reloj (señala). Desde el diagnóstico médico hasta la educación, el almacenamiento de datos, la defensa y la seguridad cibernética, la holografía 3D tiene el potencial de transformar una serie de industrias y esta investigación trae a esa revolución un paso crítico”.

Los hologramas convencionales modulan la fase de luz para dar la ilusión de profundidad tridimensional. Pero para generar suficientes desplazamientos de fase, esos hologramas necesitan estar en el espesor de las longitudes de onda ópticas.

El equipo de investigación RMIT, que trabaja con el Instituto de Tecnología de Beijing (BIT), ha roto este límite de grosor con un holograma de 25 nanómetros basado en un material aislante topológico, un nuevo material cuántico que contiene el índice de refracción bajo en la capa superficial, pero el índice de refracción ultra alto en la masa. La película fina de aislador topológico actúa como una cavidad resonante óptica intrínseca, que puede mejorar los desplazamientos de fase para la formación de imágenes holográficas.

“La siguiente etapa para continuar con esta investigación será el desarrollo de una película delgada rígida que podría colocarse sobre una pantalla LCD para permitir la visualización holográfica en 3D”, indica por su parte el doctor Zengyi Yue, coautor del artículo con Gaitei Xue de BIT..