• Lunes, 25 de Septiembre de 2017

Puigdemont configura un Govern independentista para encarar el 1-O

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, acometió una amplia reforma del Govern para encarar la recta final del referéndum soberanista que pretende celebrar el 1 de octubre, con tres nuevos consellers de su confianza que confieren un perfil netamente independentista al ejecutivo catalán.

Puigdemont configura un Govern independentista para encarar el 1-O
Puigdemont posa con los nuevos miembros de su gabinete | andreu dalmau (efe)
Puigdemont posa con los nuevos miembros de su gabinete | andreu dalmau (efe)

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, acometió una amplia reforma del Govern para encarar la recta final del referéndum soberanista que pretende celebrar el 1 de octubre, con tres nuevos consellers de su confianza que confieren un perfil netamente independentista al ejecutivo catalán.

En una comparecencia conjunta con el vicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, algo insólito en una reforma de Govern, Puigdemont confirmó que el presidente de Junts pel Sí, Jordi Turull, asume el Departamento de Presidencia y la portavocía en sustitución de Neus Munté; el concejal barcelonés Joaquim Forn releva a Jordi Jané en Interior; y la economista Clara Ponsatí ocupará el cargo de Meritxell Ruiz en Enseñanza.

Otro de los cambios se produce en la Secretaría del Govern, que abandona Joan Vidal de Ciurana, al que sustituirá Víctor Cullell.

Areas clave

Los ceses recaen sobre las áreas clave para la organización del referéndum del 1-O e implican, según ha dicho en un acto de JxSí el expresident Artur Mas, que “esto va en serio”, puesto que afectan a la dirección de los Mossos d’Esquadra (Interior), al control sobre la apertura de colegios electorales (Enseñanza) y a la importante área de Comunicación (Presidencia).

Puigdemont explicó que no quiso  “cesar” a nadie porque los exconsellers realizaron un trabajo “leal” y dejan un “balance extremadamente positivo”, y sugirió que fueron los consellers salientes los que “han decidido dar un paso al lado”.

Aseveró que “todos los consellers sin excepción” con los que habló en las últimas horas para sondear su implicación en el referéndum coincidieron en “la necesidad de avanzar hacia el 1-O”.

Sin embargo, Munté, Jané y Ruiz, y el cesado previamente Jordi Baiget, todos ellos del PDeCAT (antes CDC), decidieron no seguir al frente en el tramo final hacia un referéndum unilateral ante el que el Estado se plantea acciones políticas y judiciales.

También está abierta la posibilidad de que el Tribunal de Cuentas exija responsabilidades patrimoniales por la utilización de fondos públicos para el 1-O.

La fórmula elegida por el presidente catalán para que los nuevos consellers prometieran el cargo evitó alusiones al Estatut o la Constitución: “¿Prometéis cumplir fielmente de acuerdo con la ley y las obligaciones del cargo al servicio de Cataluña y con lealtad al presidente?”.

Los cambios en el Govern evidencian los equilibrios actuales en los dos principales socios del proceso soberanista: mientras Puigdemont se vio obligado a cambiar a cuatro consellers del PDeCat, Junqueras no tuvo que tocar a ninguno de los miembros de ERC en el Govern. l