• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Puigdemont alerta al Gobierno de que no “subestime” la fuerza del pueblo catalán

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, avisó ayer al Gobierno central y al conjunto del sistema político español de que el domingo 1 de octubre la ciudadanía catalana votará en referéndum: “Que no subestimen la fuerza del pueblo de Cataluña”.

Puigdemont alerta al Gobierno de que no “subestime” la fuerza del pueblo catalán
El presidente de la Generalitat junto al vicepresidente, Oriol Junqueras y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell | toni albir (efe)
El presidente de la Generalitat junto al vicepresidente, Oriol Junqueras y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell | toni albir (efe)

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, avisó ayer al Gobierno central y al conjunto del sistema político español de que el domingo 1 de octubre la ciudadanía catalana votará en referéndum: “Que no subestimen la fuerza del pueblo de Cataluña”.

“Que no subestimen la fuerza de un pueblo que ha tomado la decisión de decidir y de plantarse ante un comportamiento antidemocrático”, advirtió en la recepción que hizo en el Palau de la Generalitat a los alcaldes investigados por haber firmado decretos de compromiso con el 1-O.

Puigdemont responde así a las últimas acciones llevadas a cabo para frenar la celebración del referéndum, que han consistido en la incautación de carteles propagandísticos, en el veto de Correos a repartir publicaciones que hablaban sobre el 1-O y a la entrada de la Guardia Civil en imprentas y redacciones.

Esta advertencia la hizo extensiva tanto a los poderes del Estado como a quienes, ante el intento de impedir la votación, “dan un paso al lado para que la crisis no les pille”, una crítica que lanzó desde el Patio de Carruajes de la Generalitat, donde se reunieron los alcaldes que participaron en el acto y que, previamente, se encontraron en el Ayuntamiento de Barcelona, donde los recibió la alcaldesa, Ada Colau. Puigdemont alabó a los ediles que no se han arrugado “después de las primeras amenazas, sabiendo que vendrán de nuevas”, y reivindicó el 1-O como herramienta para hacer de Cataluña un país libre en el que la gente se pueda expresar con normalidad.

Reacción ciudadana

Asimismo, aseguró que el Estado teme a la ciudadanía catalana por ser capaz de, “ante una provocación, cantar una canción, coger un clavel y tomárselo con humor”, en referencia a la reacción ciudadana ante las intervenciones policiales de los últimos días en Cataluña.

Así, Puigdemont y Colau arroparon ayer a los más de 700 alcaldes investigados por la Fiscalía por promover el referéndum del 1 de octubre, quienes reafirmaron su compromiso con el mismo pese a estar citados por la justicia al grito de “votaremos”.

Poco después, centenares de personas secundaron la concentración convocada por la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI)  y la Asociación de Municipios de Cataluña (AMC) en la plaza Sant Jaume de Barcelona en rechazo a la decisión de la Fiscalía de investigar a los 712 alcaldes que apoyan el referéndum convocado por el Govern para el 1 de octubre y que ha sido suspendido por el Tribunal Constitucional. Pese a la suspensión del Constitucional, Puigdemont recalcó que el 1 de octubre los catalanes votarán en el referéndum, “no solo porque tenemos derecho y porque es legal, sino porque escuchamos al pueblo de Cataluña que quiere votar. ¡Y tanto que votaremos!”, clamó. Ante esta exclamación de Puigdemont, los ediles, vara en mano, corearon desde la galería gótica del Palau “votaremos, votaremos, votaremos”.

Por su parte, los presidentes de la AMI y de la AMC, Neus Lloveras y Miquel Buch, respectivamente, advirtieron al Estado de que no darán “ni un paso atrás” en el 1 de octubre pese al “bombardeo” de la justicia: “No nos callaremos”, aseguraron. l