• Domingo, 17 de Diciembre de 2017

Una manifestación masiva clama en contra de la independencia

El centro de Barcelona acogió ayer una masiva manifestación en contra de la independencia de Cataluña y a favor de la unidad de España, convocada por la entidad Societat Civil Catalana

Una manifestación masiva clama en contra de la independencia
Un grupo de personas ven pasar la marcha desde un balcón en Barcelona | Quique García
Un grupo de personas ven pasar la marcha desde un balcón en Barcelona | Quique García

El centro de Barcelona acogió ayer una masiva manifestación en contra de la independencia de Cataluña y a favor de la unidad de España, convocada por la entidad Societat Civil Catalana y en la que han participado entre un millón, según los organizadores, y 350.000 personas, según la Guardia Urbana.

Fue la movilización más multitudinaria hasta la fecha celebrada en Barcelona en defensa de la unidad de España, con manifestantes procedentes principalmente de toda Cataluña y con la participación de dirigentes del PP, de Ciudadanos y del PSC, todo en un clima festivo.

La marcha, a dos días de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, comparezca en el Parlament con la declaración de independencia sobre la mesa tras el 1-O, arrancó en plaza Urquinaona, que empezaba a llenarse una hora y media antes de la convocatoria, y ha transitado por la Via Laietana hasta la avenida Marqués de Argentera, donde se ha leído un manifiesto.

En la cabecera de la manifestación, tras una pancarta con el lema “¡Basta! Recuperemos la sensatez”, se han situado el presidente de Societat Civil Catalana, Mariano Gomá, el escritor Mario Vargas Llosa y el exministro socialista Josep Borrell.

Numerosas caras visibles del PP –Dolors Montserrat, Rafael Hernando, Javier Arenas, Pablo Casado, Enric Millo, Andrea Levy, Xavier García Albiol o Cristina Cifuentes–, de Ciudadanos –Albert Rivera, Inés Arrimadas, José Manuel Villegas, Fernando de Páramo, Carlos Carrizosa o Begoña Villacís– y del PSC –Salvador Illa, Josep Borrell o Celestino Corbacho– estaban en primera línea.

Entre multitud de banderas españolas, “senyeres” y algunas europeas, la marcha avanzó lentamente a partir de las 12.00 horas, entre gritos de “Puigdemont a prisión”, “Yo soy español” o “Viva España, viva Cataluña y viva la Guardia Civil” y, al pasar junto a la Jefatura Superior de Policía, los manifestantes expresaban su apoyo a los agentes y gritaban “No estáis solos”.

Entre las pancartas se leían lemas como “¡La unidad de España no se vota ni se negocia! ¡Se defiende!”, “Golpe ¡no!”, “España somos todos”, “Paz” o “155 ya”.

Pasadas las dos del mediodía, los protagonistas de la cabecera llegaron al escenario instalado frente a la estación de Francia, desde donde Vargas Llosa tachó de “golpistas” a Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Carme Forcadell, y subrayó que la “conjura independentista no destruirá quinientos años de historia” de España ni la convertirá en un país “tercermundista”.

Borrell afirmó que “Cataluña no es una colonia” ni un “Estado ocupado militarmente” y hizo un llamamientos a Puigdemont a que “no empuje el país hacia el precipicio”, porque “si se declara unilateralmente la independencia este país se va al traste”.

El manifiesto de Societat Civil leído al término de la marcha ha pedido acabar con la “marginación” de los catalanes no nacionalistas, así como con la “confrontación” y el “dolor” que asegura que vive la población de Cataluña a raíz del 1-O.

El líder del PPC, Xavier García Albiol, ha destacado la manifestación como el “segundo momento” histórico “en defensa de la democracia” desde las movilizaciones por Miguel Ángel Blanco y ha advertido: “No vamos a permitir ni una independencia en presente ni por etapas”. l