• Martes, 21 de Noviembre de 2017

Iglesias reitera su apuesta por “la política de la calle” y Errejón le acusa de ser “inmaduro”

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el secretario político y portavoz parlamentario, Íñigo Errejón, lanzaron ayer sus respectivas propuestas políticas para marcar la estrategia que deberá seguir el partido morado tras la II Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre.

Iglesias reitera su apuesta por “la política de la calle” y Errejón le acusa de ser “inmaduro”
Errejón e Iglesias charlan durante una sesión del Parlamento	ep

El secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, ha justificado este jueves que el líder de su partido, Pablo Iglesias, haya asegurado que hay más "potenciales delincuentes" en
Errejón e Iglesias charlan durante una sesión del Parlamento ep El secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, ha justificado este jueves que el líder de su partido, Pablo Iglesias, haya asegurado que hay más "potenciales delincuentes" en

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el secretario político y portavoz parlamentario, Íñigo Errejón, lanzaron ayer sus respectivas propuestas políticas para marcar la estrategia que deberá seguir el partido morado tras la II Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre y, aunque ambos se marcan el mismo objetivo de ser fuerza de Gobierno y “ganar al PP”, difieren en el modo de alcanzar esta meta. Así, mientras el actual líder morado apuesta por “la movilización social en las calles”, su número dos le acusa de “inmaduro” y prefiere utilizar las instituciones como medio.

Los dos principales dirigentes del partido plasman en sus borradores de estrategia política las diferencias que desde hace meses ya vienen contraponiendo públicamente sobre el modo de afrontar la nueva etapa que arranca Podemos tras el congreso que celebrará en febrero.

Mientras que Iglesias establece en su documento “Plan 2020: ganar al PP y gobernar España” que “la construcción de movimiento popular” e impulsar la movilización social es “la única forma de avanzar” hacia ese objetivo, Errejón destaca que tomar la iniciativa “política e institucional” es la vía para adecuada para “ganar credibilidad” y tener verdaderas opciones de ganar unas elecciones.

“Sólo gobernaremos si antes España nos imagina gobernando”, aseguran los “errejonistas” en su propuesta, en la que señalan que la clave es demostrar la “utilidad” de Podemos a través del “trabajo duro y arduo” en las instituciones. “Si continuamos en la misma senda resistencialista que iniciamos tras el 20D, la restauración estará mucho más cerca”, avisan.

Por ello, rechazan que Podemos se limite a “cavar trincheras” en la sociedad civil y a marcarse una agenda institucional “que huya de cualquier compromiso o entendimiento”. “La victoria del cambio llegará cuando consigamos disolver los miedos en torno a nosotros”, apostilla.

De hecho, cree que “solo” si se sale de la lógica del “golpe de efecto” y de ser los “enfants terribles de la política española”, Podemos estará “en condiciones” de gobernar.

“soberbia”

Al respecto, el equipo de Errejón ve necesario que el partido haga “autocrítica” desde el nacimiento del partido y, especialmente, tras el periodo posterior a las elecciones del 20 de diciembre y las de 26 de junio.

Concretamente, los “errejonistas” cargan contra la gestión de las negociaciones con los socialistas para formar gobierno y recalcan “la percepción de inmadurez y soberbia” por una parte “importante” del potencial electorado de Podemos. De hecho, creen que este es el motivo de los malos resultados obtenidos por Podemos en las elecciones generales del 26 de junio.

Iglesias también hace en su documento referencia a la labor institucional que debe tener Podemos, pero en todo momento deja claro que esta debe guiarse por la movilización social que se genera fuera de los parlamentos. 

De hecho, asegura que la principal función de los cargos públicos del partido debe ser actuar como “activistas institucionales” y les pide huir del “tacticismo parlamentario” y el “oportunismo partidista”, por los riesgos que conlleva.

“Las élites siempre quieren parlamentarizar los conflictos como una manera de desactivarlos, mientras que si el pueblo está, habla, debate y participa, se consiguen los cambios”, asegura el líder de Podemos. n