• Martes, 12 de Diciembre de 2017

Los empleados gallegos perdieron un 6,15 por ciento de su poder adquisitivo durante la crisis

Los trabajadores españoles perdieron poder adquisitivo durante la crisis, si bien este quebranto oscila en función de la comunidad autónoma en la que vivan.

Los empleados gallegos perdieron un 6,15 por ciento de su poder adquisitivo durante la crisis
Una mujer contempla los productos expuestos en el lineal de un supermercado | aec
Una mujer contempla los productos expuestos en el lineal de un supermercado | aec

Los trabajadores españoles perdieron poder adquisitivo durante la crisis, si bien este quebranto oscila en función de la comunidad autónoma en la que vivan.

En el caso de los trabajadores de la comunidad gallega, perdieron un 6,15 por ciento de poder de compra, según los datos que proporciona el índice de precios del trabajo (IPT) que publicaba esta semana el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los madrileños son los que más poder adquisitivo perdieron (10,83%), y los vascos, los que menos (2,68%).

Recorte salarial

En general, los trabajadores españoles casi recuperaron su nivel salarial previo a la crisis, ya que los sueldos experimentaron un recorte del 0,06 por ciento entre los años 2008 y 2015.

Sin embargo, el coste de la vida fue en aumento y, según el índice de precios de consumo (IPC), la inflación registró un incremento del 8,48% entre diciembre de 2008 y diciembre de 2015.

Ambos indicadores reflejan que los trabajadores españoles experimentaron una pérdida de poder adquisitivo del 8,53% durante la crisis.

Inflación acumulada

Por encima de esta media nacional se sitúan los trabajadores madrileños, cuyos salarios se recortaron el 2,56% durante la crisis, mientras que la inflación acumulada en la región asciende al 8,27 por ciento.

Los trabajadores del País Vasco, por su parte, experimentaron un incremento del coste de vida superior al de Madrid, del 9,36%, pero vieron sus salarios revalorizarse un 6,69% en ese periodo, dejando bastante mermada la pérdida de poder adquisitivo.

De hecho, el País Vasco es la región en la que más se incrementaron los salarios, por delante de la comunidad Valenciana, Galicia, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Cataluña, La Rioja, Cantabria y Castilla y León.

Las siete regiones restantes aún no recuperaron el nivel salarial y el mayor descenso lo contabilizó Aragón (2,88%), seguida por Murcia, Extremadura, Madrid, Andalucía, Asturias y Navarra.

Sin embargo, la inflación durante el periodo no fue la misma en todo el territorio nacional y ha oscilado entre la subida del 10,53% de los precios en Cataluña y la del 4,36% de Canarias.

La combinación de ambas variables sitúan a los madrileños como los que mayor pérdida de poder adquisitivo experimentaron en la crisis, seguidos muy de cerca por los aragoneses, murcianos, andaluces y catalanes.

En el lado contrario, por detrás de los vascos, los que menor capacidad de compra perdieron son los canarios y los valencianos.

Atendiendo al total de los trabajadores españoles también hay variaciones en función de la actividad que desarrollen, de forma que los que mayor poder adquisitivo perdieron fueron los empleados de las actividades financieras y seguros (12,98%) y los de la hostelería (0,16%) los que menos.

En cuanto a los tipos de trabajo, los datos reflejan que a mayor cualificación, mayor pérdida de poder adquisitivo, de forma que los gerentes vieron reducirse su poder de compra un 20%, frente a las ocupaciones elementales, entre las que bajó solo el 3,65%.

Por tipo de contrato, el poder adquisitivo bajó más para los indefinidos (9,18%) que para los temporales (3,97%) y por sexo, más entre los hombres (9,49%) que entre las mujeres (7%).