• Jueves, 23 de Febrero de 2017

EEUU acusa a Fiat Chrysler de trucar sus vehículos para ocultar emisiones

La Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) acusó al consorcio automovilístico Fiat Chrysler Automobiles (FCA) de utilizar un software ilegal que alteraba las emisiones de algunos de sus vehículos.

EEUU acusa a Fiat Chrysler de trucar sus vehículos para ocultar emisiones
El modelo Jeep Grand Cherokee es uno de los afectados por la manipulación	ep
El modelo Jeep Grand Cherokee es uno de los afectados por la manipulación ep

La Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) acusó al consorcio automovilístico Fiat Chrysler Automobiles (FCA) de utilizar un software ilegal que alteraba las emisiones de algunos de sus vehículos.

La EPA indicó que Fiat Chrysler Automobiles y su filial estadounidense, FCA US, cometieron diferentes violaciones de la Ley del Aire Limpio de EEUU al instalar y no comunicar la existencia de un software de gestión del motor en sus modelos Jeep Grand Cherokee y Dodge Ram 1500 con el propulsor diésel de 3.0 litros vendidos en Estados Unidos entre 2013 y 2016.

Según la organización, este dispositivo provoca un aumento de las emisiones de dióxido de nitrógeno (NOx) en los vehículos y afirmó que esta situación afecta a casi 104.000 unidades de dichos Jeep Grand Cherokee y Dodge Ram 1500 correspondientes a los años modelo 2014, 2015 y 2016.

“La no comunicación de dicho software que afecta a las emisiones en el motor de un vehículo representa una grave violación de la ley, lo que puede derivar en una peligrosa polución en el aire que respiramos”, aseguró la administradora asistente de la Oficina de Cumplimiento de la EPA, Cynthia Giles.

Por su parte, el consorcio automovilístico Fiat Chrysler se mostró “decepcionado” con la acusación emitida por la EPA y afirmó que buscará reunirse con representantes de dicha organización y del nuevo Gobierno del país para demostrar que sus vehículos no utilizan un software “malicioso” ilegal. En un comunicado, la compañía afirmó que trabajará tanto con dicha agencia como con la futura Administración de Donald Trump para resolver este asunto de una forma justa y equitativa y para asegurar, tanto a la EPA como a sus clientes en Estados Unidos, que sus modelos diésel cumplen con las exigencias en materia medioambiental.

La corporación que dirige Sergio Marchionne explicó que los motores diésel que comercializa en el mercado estadounidense incorporan elementos de control de última generación, con sistema de reducción catalítica.

De este modo, apuntó que cada fabricante debe usar diferentes estrategias para controlar las emisiones de sus modelos y para cumplir con la normativa, y afirmó que sus controles de emisión “cumplen” con los requisitos legales en el país.

Mientras, la cotización de las acciones de Fiat Chrysler quedó ayer suspendida durante unos minutos en la Bolsa de Nueva York y en la de Milán.

Las acciones de la multinacional automovilística acumulaban una caída en la Bolsa de Nueva York del 12,22%.