• Miércoles, 17 de Enero de 2018

Una cuestión de actitud

Si, como dicen muchos actores que lo protagonizan, el fútbol es un estado de ánimo, Ricardo López trabaja en que el Racing mejore el suyo de cara a poner punto final a la racha de catorce jornadas que lleva sin ganar,

Una cuestión de actitud
Ricardo López trabaja para animar a sus jugadores durante las sesiones de entrenamiento realizadas  | daniel alexandre
Ricardo López trabaja para animar a sus jugadores durante las sesiones de entrenamiento realizadas | daniel alexandre

Si, como dicen muchos actores que lo protagonizan, el fútbol es un estado de ánimo, Ricardo López trabaja en que el Racing mejore el suyo de cara a poner punto final a la racha de catorce jornadas que lleva sin ganar, una serie que lo sitúa en la zona de descenso a Tercera. “El efecto anímico es algo que se ve en las caras, en la actitud de los futbolistas.... Todo va muy bien y ahora solo falta que lo pongamos en práctica el domingo –por mañana–. Estoy seguro de que todo va a salir bien y vamos a darnos una alegría”, asegura el entrenador del equipo ferrolano de cara a su segundo partido oficial.
Después de dirigir poco más de media docena de sesiones de entrenamiento y un partido –el del sábado pasado–, el preparador madrileño nota que “el equipo asimila bien los conceptos”. De hecho cree que los futbolistas aún se tienen que ir adaptando poco a poco a la nueva dinámica de trabajo –“físicamente cuesta un poco al principio, pero con el tiempo el cuerpo se irá haciendo e iremos a más”, dice convencido–. Y, puesto que insiste en que “esto es una carrera de fondo”, está convencido de que “hay que progresar e ir a más. Todo va a ir bien”.

Local
No solo se trata de poner fin a la racha de catorce jornadas que lleva sin ganar, sino que en el partido contra la Ponferradina el Racing tiene la ocasión de volver a ganar en A Malata, algo que esta temporada solo ha hecho en la primera jornada del campeonato –en el mes de agosto, contra el Coruxo–. Eso le hace ser el peor local del torneo, aunque Ricardo López está convenido de que “todo es mental. La mala suerte no existe; existe el trabajo, la convicción y la determinación con la que haces las cosas. Tenemos que poner nuestro plan en funcionamiento y, si lo seguimos, las cosas nos van a salir bien. Estoy convencido”.
Este optimismo es el que el entrenador racinguista espera que permita al cuadro verde mejorar su rendimiento para empezar a escaparse de las cinco últimas posiciones. Será de esta manera como el Racing se aleja de las plazas de peligro en las que está metido en la actualidad para, así, luchar por la permanencia en la categoría de bronce. l