• Sábado, 03 de Diciembre de 2016

El Trofeo Cidade de Narón quedó en poder del Náutico

El Náutico Narón echó el resto para imponerse, una vez más, en el Trofeo Cidade de Narón, que alcanzó el pasado sábado su vigésimo cuarta edición. Lo hizo con gran éxito a todos los niveles y una notable nómina.

El Trofeo Cidade de Narón quedó en poder del Náutico
La competición se disputó en las instalaciones de la piscina de A Gándara	Jorge Meis
La competición se disputó en las instalaciones de la piscina de A Gándara Jorge Meis

 

El Náutico Narón echó el resto para imponerse, una vez más, en el Trofeo Cidade de Narón, que alcanzó el pasado sábado su vigésimo cuarta edición. Lo hizo con gran éxito a todos los niveles y una notable nómina de participantes que reunió a más de doscientos nadadores. La mayoría, procedente de los nueve clubes gallegos que acudieron al evento, pero también de los otros dos llegados desde Asturias.
El conjunto naronés se impuso al Natación Ferrol en una clasificación general que estuvo especialmente reñida y en la que el grupo naronés aventajó en cinco puntos al departamental. El podio lo completó el Arteixo, con 156 puntos. Las otras dos entidades de la comarca, el Marina Ferrol y el Natación Cedeira, acabaron séptimo y noveno, respectivamente.
En la cita se repartieron también galardones a los mejores nadadores según la puntuación de la tabla FINA. Así, el Memorial Javier Lago se fue a parar a manos de Alba Gómez, del Arteixo, gracias a su brillante victoria en los 200 metros libres, y a Lorenzo Ortiz, del Náutico Narón, que venció con autoridad los 50 mariposa. Ortiz, además, se embolsó también el premio al mejor deportista local junto con su compañera de equipo Raquel Fernández.
La concejala de Mocidade del Concello de Narón, Natalia Hermida, y el presidente del club, Amando Guerrero, se encargaron de presidir la entrega de trofeos de un evento que congregó a numeroso público en las gradas de la piscina de A Gándara, que se quedaron pequeñas para la ocasión.
La satisfacción fue unánime desde la organización, y no solo porque el título se quedase en casa, sino por el buen nivel exhibido y las grandes marcas –se batieron siete récords de la prueba– que se establecieron–.