• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Ríos: “Estamos muy tocados, pero vamos a empezar de cero”

A veces no se trata tanto de ganar o perder, sino de cómo se gana o se pierde y el sábado O Parrulo encajó ante el Gran Canarias FS una de esas derrotas que hace daño en lo deportivo

Ríos: “Estamos muy tocados, pero vamos a empezar de cero”

A veces no se trata tanto de ganar o perder, sino de cómo se gana o se pierde y el sábado O Parrulo encajó ante el Gran Canarias FS una de esas derrotas que hace daño en lo deportivo –al cuadro departamental se le escapa a cuatro puntos un rival directo–, pero sobre todo en lo anímico por la forma en la que se produjo.
Cuando vas ganando por tres goles y acabas perdiendo después de encajar cinco en apenas diez minutos se impone, cuando menos, un poco de reflexión y autocrítica, pero en el mensaje del preparador lucense hay, sobre todo, una llamada a la esperanza. “Se nos han escapado tres puntos que considerábamos vitales, al ser un duelo directo”, lamentaba Diego Ríos quien, además, añadía que, entre que “seguimos sin ganar un partido” y las circunstancias en las que se produjo este traspié, “estamos muy tocados, pero empezaremos de cero para preparar el partido ante el Aspil Vidal Ribera de Navarra”.
Y es que el preparador está convencido de que, independientemente de lo sucedido el sábado, el trabajo del equipo es el adecuado y ello ha de acabar por traducirse en mejores resultados: “el objetivo es engancharnos al tres de la liga antes de que finalice la primera vuelta”, porque después, en la segunda, confía en que A Malata incline la balanza a su favor. “Vamos a tener que enfrentarnos a esos rivales directos en nuestra pista, donde realmente somos un equipo complicado”, sentenciaba.
Analizando de forma pormenorizada el duelo frente al Gran Canaria, Diego Ríos, como toda la expedición, regresa con la sensación de haberse dejado tres puntos que tuvieron en el bolsillo. La clave a su juicio para el fatal desenlace fue la mala gestión que realizó su equipo de la táctica de portero-jugador a la que su rival recurrió. “Las dos primeras defensas en esta situación son claves y, aunque pudimos marcar el 0-4, al final, al encajar gol tan rápido, acabó creándole gran inseguridad a los jugadores”, explica.
A partir de ahí, el equipo entró en barrena y recibir tres tantos en minuto y medio hizo que el equipo “se fuese mentalmente del partido”. Verse con una nueva diana encima tras “un error individual grave” cuando O Parrulo optó también por el juego de cinco, fue la puntilla para sus intereses.
Ahora, solo queda seguir trabajando. El Ribera Navarra espera y O Parrulo necesita hacerse fuerte ante los suyos para salir a flote.